11 de octubre de 2012 / 10:43 / en 5 años

ENFOQUE-Los casinos españoles esperan resurgir con Eurovegas

* Cambios fiscales podrían revitalizar el sector

* El tabaco ha hecho descender ingresos entre el 15 y 18 pct

* Eurovegas tendría que atraer 11,5 millones de visitas

* Dudas sobre cómo se implantaría Eurovegas

Por Emma Pinedo

MADRID, 11 oct (Reuters) - Instalar una meca del juego como Eurovegas en España, el polémico proyecto que el estadounidense Sheldon Adelson pretende construir en Madrid para atraer 11 millones de visitas al año, podría ser un revulsivo para el sector español de los casinos, sumido en un profundo declive que va más allá de la recesión económica del país.

Las condiciones que Adelson supuestamente ha impuesto a su inversión -rebajar sustancialmente la tasa de juego, modificar la ley del tabaco o cambiar la legislación laboral entre otros aspectos que no han sido concretados oficialmente-, serían extensibles al resto de los operadores españoles, beneficiando, al menos, a los que no están en su radio directo de influencia.

"Es una buena noticia para el sector porque este tipo de casinos operan con un modelo de muy alta inversión y muy baja fiscalidad y de otra manera no funciona. Es imposible que nadie invierta la cantidad de dinero que cuestan este tipo de 'resorts' (...) con un tipo de fiscalidad como la que tenemos ahora mismo", dijo a Reuters Heliodoro Giner, secretario general de la Asociación Española de Casinos.

Con la promesa de invertir casi un punto y medio del PIB nacional (15.000 millones de euros), todo en el complejo soñado es tan grande como su ambición: una docena de hoteles con 36.000 camas, seis megacasinos, 18.000 máquinas tragaperras y varios campos de golf.

Pese a conocer sólo un mínimo esqueleto del proyecto, el paraíso lúdico ha despertado el interés de políticos regionales, que no quieren despreciar la ocasión de atraer viajeros y actividad económica en el que todavía es segundo destino turístico mundial. De hecho, el mero proyecto desató una singular batalla entre las comunidades de Madrid y Cataluña, región ésta última que, al verse derrotada en la pelea, no tardó en anunciar otro macroproyecto turístico.

En el país de los cinco millones de parados, el multimillonario promete nada menos que 250.000 puestos de trabajo, una cifra que contrasta no sólo con la situación económica del país - que vive la peor crisis de la democracia - sino también con la de el sector -los dos casinos de Madrid han presentado recientemente expedientes de regulación de empleo.

Además de sufrir como otros sectores la depresión económica, en el del juego ha llovido sobre mojado en los últimos años con el endurecimiento de la ley antitabaco en 2011 y la irrupción del negocio en Internet, que hasta mediados del año pasado campaba en la ilegalidad perjudicando a los operadores tradicionales.

"Se han notado los despidos de personal y se nota que la gente viene a distraerse más que a gastar dinero. Han bajado las cantidades jugadas, el nivel social de la gente, la elegancia, y el trato del crupier. Hay mucho cutre", explica a Reuters un veterano jugador, que dice conocer 43 casinos en todo el mundo, mientras sale al exterior del Gran Casino de Aranjuez a fumar un cigarrillo.

Según cifras oficiales, el dinero jugado en todos los casinos españoles ha caído casi un 40 por ciento desde los máximos alcanzados el último año del "boom" económico en 2007, a 1.612 millones de euros a finales de 2011.

Apenas dos ruletas y cuatro mesas de Black Jack y Póquer -ocupadas por muchos asiáticos y ciudadanos españoles de mediana edad - animaban una tarde de otoño en el segundo casino de la Comunidad de Madrid.

TABACO Y JUEGO

Los expertos coinciden en que las autoridades tendrán que rebajar una tasa de juego que tiene soberanía regional y que, de media, se sitúa en el 55 por ciento de los ingresos brutos.

Esta tasa, sumada al resto de impuestos que paga cualquier empresa, da a los casinos muy poco margen de maniobra, según sus responsables, y les obliga a pagar elevadas tasas aún presentando pérdidas, situación que sufren una treintena de los poco más de 40 casinos que quedan en España.

La Comunidad de Madrid, antes de la inesperada dimisión de su presidenta Esperanza Aguirre, se había mostrado favorable a crear las condiciones que permitan instalarse a Eurovegas, quizá desencadenando un efecto dominó en otras regiones del que se beneficiarían todos los casinos ya instalados.

"Madrid anunciará una fiscalidad mucho más baja y ya veremos lo que hacen las regiones limítrofes. No tiene mucho sentido que un casino esté pagando un 10 por ciento de tasa en Madrid y un 55 por ciento de tasa en Valencia. Es un negocio en el mismo país. Sería un elemento muy bueno para dinamizar y modernizar el sector", pronosticó Giner.

Cualquier relajación contrastaría con la obsesión por recortar el déficit que ha embarcado a gobierno central y autonomías en una cruzada por el recorte de costes y el aumento de la presión recaudatoria.

Suavizar la prohibición de fumar en todos los espacios cerrados, en vigor desde 2011, otra de las modificaciones que supuestamente ha exigido Adelson y que ha levantado ampollas en algunos sectores, también tendría un impacto positivo en los casinos.

"Están eliminando la prohibición de fumar en todos los casinos del mundo, porque el jugador de casino es fumador", explicó un analista. La patronal atribuye entre un 15 y un 18 por ciento de la caída de ingresos a la prohibición de fumar.

El Ministerio de Sanidad es reacio a modificar la normativa actual aunque está "abierto" a escuchar argumentos.

LA COMPETENCIA EN MADRID

Incluso un descenso pronunciado de la tasa de juego y otros impuestos podría no ser suficiente para revertir la situación de los casinos ya establecidos en la Comunidad de Madrid: el Casino Gran Madrid ubicado en Torrelodones y el de Aranjuez, que podrían verse perjudicados por su cercanía con los 'resorts' de Adelson, según el analista.

"Para Torrelodones y Aranjuez sería una competencia brutal, pero no lo sería para los bingos y negocios de otro perfil", explicó el analista, muy partidario de la inversión.

El Casino Gran Madrid de Torrelodones, con más de 30 años de actividad a sus espaldas, ve positivos algunos de los cambios que supondría Eurovegas pero reclama su inmediata implantación, para poder así aprovechar los tres ó cuatro años de margen antes de tener que competir con el coloso estadounidense.

"Es imposible que con un 45 por ciento de tasa de juego podamos estar operando con un operador que viene con el 10 por ciento. Entendemos que eso se subsanaría pero lo que nos gustaría es que se hiciese de forma inmediata", dijo a Reuters José María Paredes, portavoz del casino madrileño.

"Si se rebaja cuando vaya abrir el grupo Sands, sería demasiado tarde", agregó Paredes, cuya empresa ha sufrido en los últimos años un pronunciado descenso de su actividad que obligó a despedir a más de 30 empleados en el mes de abril.

MARGEN PARA EL ESCEPTICISMO

"Veo difícil el proyecto de Eurovegas, no tengo claro que vaya a terminar materializándose, habría que ver cómo se enfoca", dijo otro analista del sector del juego que tampoco quiso ser identificado, que puso de relieve la gran cantidad de flecos sueltos e incertidumbres que rodean a la inversión.

Al margen de las numerosas dudas que genera la consecución del proyecto - desde procesos judiciales o investigaciones bursátiles abiertos en Estados Unidos hasta la materialización de la gigantesca inversión - numerosos observadores ponen en duda que el empresario logre atraer los 11,5 millones de visitas anuales que proyecta.

Los casinos en operación, que en conjunto tuvieron 4,5 millones de clientes en 2011, consideran que Adelson busca otro público objetivo al cortejar un turismo internacional "ad hoc", que se desplace exclusivamente a jugar al megacomplejo, como, salvando las distancias, muchas familias que acuden a Eurodisney.

De hecho, un análisis de la consultora PwC sobre el juego advertía a finales de 2011 de la existencia de un nicho de mercado en Europa para un proyecto de estas características porque los centros de juego europeos se nutren fundamentalmente de jugadores locales.

Casi 57 millones de extranjeros visitaron en 2011 la España del sol y playa, una cifra que durante las últimas décadas ha alimentado los sueños de grandes complejos de ocio. Pero muchos de ellos murieron casi antes de nacer, incluso aquel que iba a convertir el desierto de los Monegros en un cruce entre Las Vegas y Disneyworld o el proyecto manchego cuya denominación 'Reino de Don Quijote' ya parecía condenarlo a no pasar de una quimera. (Información de Emma Pinedo; Edición de Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below