Sin gangas no habrá inversores privados en banco malo -Kutxabank

viernes 5 de octubre de 2012 11:10 CEST
 

MADRID, 5 oct (Reuters) - La entrada de capital privado en la sociedad de gestión de activos que agrupará los activos tóxicos de la banca española es "impensable" salvo que sea a precio de saldo, según el presidente de Kutxabank, uno de los bancos españoles que no está obligado a recapitalizarse ni a entregar activos a dicho banco malo.

"En el banco de los que no han hecho los deberes me parece que a corto plazo, y ojalá me equivoque, pensar en la presencia de capital privado es un supuesto irrealizable salvo que salga a precio de derribo", dijo Mario Fernández, presidente del grupo resultante de la fusión de las cajas vascas, en una entrevista con Cinco Días.

"En ese caso puede haber algún inversor que apueste a tres o cuatro años, tras conseguir precios de saldo, y que consiga alguna rentabilidad", dijo, señalando que su entidad no tiene intención de participar en el proyecto, diseñado para limpiar el ladrillo de la banca española como parte del rescate europeo al sector.

Esta misma semana el ministro de Economía, Luis de Guindos, dijo que se prevé una participación mínima del 55 por ciento de inversores privados en el banco malo, cuya operativa está previsto se inicie en diciembre.

Una participación del Estado inferior al 50 por ciento permite que la aportación pública al banco malo no compute como deuda pública.

De Guindos también explica que la financiación vendrá fundamentalmente mediante deuda senior -que los bancos recibirán a cambio de sus activos, con la posibilidad de utilizar los títulos para obtener liquidez del BCE-, con solo un 10 por ciento del total en capital y deuda subordinada.

El ministro apuntó a la posibilidad de que los bancos españoles que han superado las pruebas de Oliver Wyman con excedente de capital entren en el capital del banco malo, en el que tendrán que participar forzosamente las entidades que reciben ayudas públicas.

Los resultados de la auditoría de Oliver Wyman publicados la semana pasada establecieron un déficit de capital de 53.745 millones de euros, descontando efectos fiscales y fusiones en marcha, divididos entre siete de los catorce bancos españoles analizados. La inyección de capital que realizará el fondo de rescate europeo -a través del fondo estatal español FROB- será inferior, en torno a los 40.000 millones de euros, gracias a la captación privada de capital, la venta de activos al banco malo y la conversión de instrumentos híbridos.

Pese a ver poco viable la entrada de inversores en el banco malo a precios poco atractivos, Mario Fernández cree que el precio de las transferencias de activos al banco que realicen las entidades obligadas a ello no deben ser superiores a las que ya contemplan las provisiones de los decretos del Gobierno, ya que ello perjudicaría a bancos sanos como Kutxabank.   Continuación...