4 de octubre de 2012 / 14:17 / en 5 años

ACTUALIZA 3-BdE ve riesgos en vital consolidación fiscal España

* Aconseja al Gobierno pensar "muy seriamente" si actualiza pensiones a IPC

* Ve "optimista" y fuera de consenso objetivo oficial PIB 2013

* Advierte que serían necesarias más medidas para cumplir metas

* Ve riesgos a objetivos fiscales, vitales para recuperar confianza

* No ve grandes condiciones en ajustes a eventual rescate (Añade citas, detalles)

Por Carlos Ruano

MADRID, 4 oct (Reuters) - El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, lanzó una serie de advertencias el jueves al Gobierno con respecto a sus proyecciones presupuestarias y macroeconómicas y le advirtió de la necesidad de asegurar los objetivos de déficit comprometidos con Europa para recuperar la confianza de los mercados.

"El problema más urgente al que se enfrenta la economía española es recuperar la confianza y no hay otro modo de conseguirlo que cumplir con los objetivos de consolidación fiscal", explicó.

En una comparecencia parlamentaria para valorar los presupuestos de 2013, Luis María Linde -que lleva poco más de cuatro meses en el cargo- calificó de "optimista" y fuera de consenso la hipótesis de que la economía española se contraerá un 0,5 por ciento ese año.

"Esta previsión (...) es ciertamente optimista en comparación con las previsiones que manejan ahora la mayoría de organizaciones internacionales y analistas, situadas en torno a una caída del 1,5 por ciento", dijo Linde.

Añadió que si finalmente la economía cae más cerca del 1,5 que del 0,5 por ciento el impacto en la desviación del déficit "puede estimarse en tres décimas del PIB" y señaló que, aun siendo importante, puede ser corregible "a lo largo del año" y "no debe restar credibilidad al ejercicio fiscal de 2013".

España tiene comprometido un objetivo de déficit - sin contar gastos extraordinarios como las inyecciones a la banca - del 6,3 por ciento en 2012 y del 4,5 por ciento en 2013, ambos considerados "con riesgos" por el Banco de España.

Los intereses de la deuda pública, en un contexto de falta de credibilidad, grandes diferenciales y necesidad de elevar el endeudamiento, complican la senda presupuestaria al suponer casi 40.000 millones en los presupuestos de 2013.

Sobre esta materia, la secretaria de Estado de Presupuestos, replicó a Linde al aseverar que no hay riesgo de incumplimiento del déficit este año.

"Para el 2012, evidentemente es madurar las políticas que ya está diseñadas", dijo Marta Fernández Currás a periodistas en los pasillos del Congreso, donde compareció por la tarde ante la Comisión de Presupuestos.

"En el caso del Estado, pues el último cuatrimestre da una previsión de ingresos que ya se está cumpliendo y por lo tanto todo lo que les he venido contando todos los meses pues se confirmará", indicó.

No obstante, el hecho de que el déficit del Estado superase hasta septiembre el objetivo fijado para todo el año del 4,5 por ciento del PIB generó dudas en distintos sectores económicos y financieros sobre la capacidad del país para cumplir la meta.

En este sentido, los mercados esperan con interés una decisión para que España pida asistencia a sus socios europeos con el objetivo de habilitar el bazuca del Banco Central Europeo para comprar bonos y reducir los costes de financiación.

"La corrección que se trata de obtener en el déficit primario, sin contar los intereses de la deuda pública, en plena recesión -casi 2,5 puntos del PIB-, es muy difícil, pero necesaria para alcanzar los objetivos comprometidos", remarcó.

Al margen de la proyección de PIB en base a la cual se elabora el presupuesto, Linde también alertó del riesgo de desviación en materia de ingresos fiscales.

"La previsión de recaudación de ingresos tributarios en 2013 está sujeta a riesgos a la baja porque parten del supuesto de que se alcanzarán los objetivos de recaudación en 2012", dijo el máximo ejecutivo del banco central para añadir que, en base a la información disponible, en 2012 los ingresos podrían ser peores de lo esperado.

Entre los objetivos de ingresos que más dudas han suscitado para 2012 se encuentran los 2.500 millones de euros que el Gobierno prevé ingresar con motivo de una amnistía fiscal, un objetivo que reiteró el jueves en boca del secretario de Estado de Hacienda.

"La estimación no la hemos tocado efectivamente", dijo a periodistas Miguel Ferre tras comparecer en la comisión de Presupuestos del Congreso.

Tras las reformas bancaria, laboral y fiscal emprendidas por el Gobierno conservador español, el gobernador del Banco de España dejó claro que el Ejecutivo debe continuar en la senda reformista sin descartar nuevas medidas para "recortar los gastos" incluso a corto plazo.

"La información actualmente disponible indica que existen riesgos de desviación del objetivo (de déficit) fijado para este año 2012", dijo. "Dada la importancia de cubrirlo, habrá que considerar las medidas adicionales que lo hagan posible".

En este sentido, animó a mantener una proyección "prudente" de los ingresos, disponer de instrumentos que permitan detectar a tiempo desviaciones y utilizar las herramientas para obligar a la disciplina fiscal de las Comunidades Autónomas.

LA INDEXACIÓN DE LAS PENSIONES

En el capítulo de gasto, Linde entró en el debate de las pensiones y la sostenibilidad del sistema al destacar los riesgos asociados al envejecimiento de la población y animar a una revisión tomando en cuenta el factor de sostenibilidad.

En este contexto, aunque aseguró que "el Banco de España no está para hacer recomendaciones al Gobierno", mostró una postura inequívoca: "Yo creo que el Gobierno lo debe pensar muy seriamente (si actualiza las pensiones con el IPC)".

La actualización de las pensiones en base a la inflación, que habitualmente se realiza en noviembre y que está respaldada legalmente, podría suponer un gasto extraordinario de alrededor de 3.000 millones en 2012, a consolidar en 2013 y ejercicios futuros, según cálculos del Banco de España.

En una reciente comparecencia, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dejó abierta la puerta a una hipotética modificación legal de la indexación de las pensiones al afirmar que "la normativa de revalorización sigue vigente".

Con uno de cada cuatro habitantes en edad de trabajar en paro, Linde calificó de "dramática" la situación del empleo y apostó por una mayor flexibilidad laboral que debe ir acompañada por una recuperación económica para lo que considera indispensable terminar la reforma bancaria, cumplir la senda fiscal, reducir el endeudamiento de las familias y el país y profundizar en las reformas.

"Si en 2013 conseguimos avanzar en esos frentes, confío en que será posible volver al crecimiento económico y crear empleo neto en 2014", dijo.

SIN MUCHOS CONDICIONANTES

En respuesta a preguntas de diputados, Linde insistió en rechazar la palabra "rescate" para una hipotética asistencia financiera europea, diferenciándola de los rescates al uso de Irlanda, Grecia y Portugal.

"Se trataría meramente de abrir la posibilidad para el BCE de intervenir en los mercados secundarios en ciertas condiciones", dijo.

Varios fuentes europeas dijeron el jueves que la zona euro está estudiando ayudar a España asegurando a los inversores que compren deuda española, en un movimiento para mantener abierto el acceso del país a los mercados de capital y reducir el coste de un rescate para los contribuyentes europeos.

Dicho plan podría costar unos 50.000 millones al año, lo que permitiría a España cubrir por completo sus necesidades de financiación y al BCE poner en marcha la compra de bonos españoles, algo para lo que la institución volvió a mostrar su disposición este mismo jueves.

En todo caso, tras señalar que España no ha iniciado "ni sé si va a iniciar" conversaciones de rescate, Linde se mostró convencido que una segunda ayuda europea - tras la línea de hasta 100.000 millones para la banca - no supondría en su opinión "ajustes de gastos demasiado importantes".

Como otros responsables políticos, Linde destacó la buena evolución de la balanza por cuenta corriente, con unos datos que animan a pensar en cerrar 2012 en equilibrio y una posible vuelta al superávit en 2013.

El funcionario explicó que, en contra de lo que afirman algunos, la balanza comercial no es sólo consecuencia de la recesión, "también hay una clara mejora de los costes laborales y la productividad". (Información adicional de Jesús Aguado, editado por Manuel María Ruiz)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below