3 de octubre de 2012 / 15:18 / hace 5 años

ACTUALIZA 4-Nuevo concurso deja atrapados a 11 bancos

7 MIN. DE LECTURA

* Dos accionistas de Gecina piden concurso acreedores

* Proceso paraliza ejecución garantía con 31% Gecina

* Crédito pendiente asciende 1.627 mlns, cubierto con acciones

* Natixis rechazó refinanciar -Fuente

* Popular, nacionalizadas y Liberbank exponen 785 mln

* Las empresas aseguran estar al corriente de pagos

* Once grupos bancarios componen el sindicato (Añade detalles, actualiza precio, cambia titular)

Por Carlos Ruano y Tomás Cobos

MADRID, 3 oct (Reuters) - Dos sociedades españolas, que conjuntamente controlan un 31 por ciento de la francesa Gecina , confirmaron el miércoles que han presentado una solicitud de concurso de acreedores que bloquea 1.627 millones de euros financiados por once grupos bancarios que podrían haber sido canjeados por acciones de la francesa.

Aunque las dos sociedades implicadas - vehículos de inversión de los empresarios Joaquín Rivero y Bautista Soler, antiguos gestores de la inmobiliaria Metrovacesa - aseguran estar al corriente de pago, dicen haberse visto "obligadas" a iniciar el procedimiento de suspensión de pagos ante la negativa de uno de sus bancos acreedores a refinanciar la deuda.

"Es el primer concurso en España que se solicita estando al corriente de pago", aseguran en un comunicado las dos sociedades, vehículos de inversión de los empresarios que dejan a varios de los bancos españoles considerados vulnerables con casi 800 millones de euros pendientes de pago.

Las sociedades, que tienen un crédito pendiente de 1.627 millones de euros con un sindicato de 13 entidades financieras, explicaron en un comunicado conjunto que "sólo" una de las entidades se negó a un acuerdo de refinanciación.

El sindicato estaba compuesto por trece entidades aunque queda reducido a once grupos tras las fusiones producidas en España.

Aunque las firmas evitaron mencionar específicamente a la entidad, fuentes conocedoras de la operación explicaron que es Natixis quien, con una participación del 16 por ciento en el crédito, ha roto la unanimidad requerida para aprobar la refinanciación en la que participan con elevada exposición los principales bancos españoles que la reciente auditoría externa situó con necesidades de capital.

Rivero y Soler, que pidieron conjuntamente el crédito objeto de disputa - inicialmente de 2.160 millones de euros -, obtuvieron diversos aplazamientos a la renovación prevista en diciembre de 2011 y finalmente acordada en abril bajo tres condiciones suspensivas, explicó una fuente que participó en las negociaciones.

Cicatrices De Guerra

Rivero y Soler libraron hace cinco años una cruda batalla con la también española familia Sanahuja por el control de la entonces puntera inmobiliaria española Metrovacesa, que desembocó con un pacto que expulsó a los dos primeros de la española y les otorgó a cambio la participación actual en Gecina, donde se vieron obligados a convivir.

En los márgenes de la batalla, Rivero enfrentó diversos procesos judiciales en Francia, uno de ellos relativo a la compra - por la Gecina que en 2009 presidía - de la empresa de su propiedad Bami. En el marco de esta investigación, un juez francés decretó en abril el bloqueo preventivo de los dividendos de Rivero en Gecina, que se utilizaban para pagar los intereses a los bancos.

Según la misma fuente, cuando se acordó la refinanciación, las entidades impusieron una serie de condicionantes a los que Rivero y Soler dieron cumplimiento salvo el de que el Tribunal levantase el embargo sobre el dividendo.

"Hubo una serie de reuniones, incluso una cita el 30 de mayo ante notario para aprobar una extensión del plazo en la condición suspensiva que dependía del Tribunal y que estaba pendiente de recurso a la que Natixis no se presentó", explicó la fuente que participó en las negociaciones. "A partir de ahí se abrió un plazo de negociación con Natixis de un mes que no fructificó".

Se da la circunstancia de que, a diferencia de otros procesos similares, la garantía de los créditos a través de las propias acciones de Gecina cubre el importe íntegro del préstamo a los precios actuales.

Rivero y Soler controlan conjuntamente casi 20 millones de acciones de Gecina que, a precios del miércoles contando con un descenso del cinco por ciento, tienen un valor próximo a los 1.500 millones de euros.

La cotización actual de Gecina era un aliciente para la ejecución por parte de los acreedores ya que, desde finales de noviembre de 2011, las acciones han repuntado un 50 por ciento (tomando como referencia el cierre del martes).

Hace 10 meses, la participación de Rivero y Soler en Gecina tenía un valor de mercado de algo más de 1.000 millones (53,6 euros por título al 23 de noviembre de 2011).

Sin embargo, la solicitud de concurso paraliza la ejecución de estas garantías y deja en manos de un juez el orden y la forma de pago de las deudas pendientes.

A Perro Flaco...

Un portavoz del Tribunal Superior de Justicia de Madrid dijo a Reuters que los tribunales mercantiles tomarán una decisión sobre la solicitud, presentada el pasado 25 de septiembre, previsiblemente la semana próxima.

Natixis, controlada mayoritariamente por BPCE, producto de la fusión de Banques Populaires y Caisses d'Epargne, está acompañada en el sindicato del crédito entre otros por Banco Popular, que es la entidad española más expuesta al crédito, con 264 millones de euros, dijo una de las fuentes.

Las nacionalizadas Bankia (con 234 millones de euros), NCG Banco, y Banco de Valencia suman una exposición conjunta de 467 millones de euros. La también deficitaria (según Oliver Wyman) Liberbank/CCM, tiene una exposición de 54 millones de euros al crédito.

Además de Rivero y Soler, en el accionariado de la inmobiliaria francesa también participa la mencionada Metrovacesa - actualmente controlada por la banca, que tuvo que ejecutar sus garantías y canjear deuda por acciones- con un 26,8 por ciento del capital.

El posible concurso de acreedores de las sociedades de Rivero y Soler se sumaría al largo listado de promotoras e inmobiliarias que se han visto obligadas a suspender pagos tras el estallido de la burbuja en 2007 cuyos efectos han reducido a casi un tercio el número de bancos en España obligándoles a una dura reestructuración que se espera concluya con una ayuda de los socios europeos de hasta 100.000 millones de euros para recapitalizarse.

"(...) entendemos que este será uno de los créditos incluidos en el test de estrés al sector", dijo el Banco Sabadell en una nota a clientes en relación a la exposición de Popular al crédito tras la auditoría encargada por España para cumplir con las exigencias impuestas por Bruselas para ayudar a la recapitalización del sector.

El viernes pasado la consultora Oliver Wyman identificó un déficit de capital de 59.300 millones -53.745 millones si se computan créditos fiscales y fusiones en marcha- en siete bancos españoles, tras hacer un análisis con vistas a sanear sus balances, ya sea mediante recursos propios o, principalmente, con dinero procedente de la ayuda europea a la banca española. (Editado por Andrés González)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below