Agencia rating DBRS no se apresurará en decisión sobre España

martes 2 de octubre de 2012 18:17 CEST
 

Por Marc Jones

MADRID, 2 oct (Reuters) - La agencia de ratings DBRS no tiene prisa en cambiar la calificación de España pese al deterioro de la economía del país ya que en cualquier momento se podrían activar medidas de estabilización como el nuevo programa de compra de bonos del Banco Centro Europeo (BCE).

DBRS es una de las cuatro firmas que utiliza el BCE para valorar el colateral que presentan los bancos con el fin de obtener liquidez, pero tras los recortes en rating de S&P, Fitch y Moody's, es la única que impide que las entidades que presenten bonos españoles tengan que pagar un 5 por ciento más en las subastas del BCE.

El mercado está ahora pendiente de si la agencia Moody's despoja a España del grado de inversión.

Moody's dijo a Reuters el martes que esperará a los acontecimientos que se produzcan este mes.

Fergus McCormick, jefe de ratings soberanos de DBRS, dijo que el hecho de que el rescate de España pueda estar a la vuelta de la esquina podría salvar a España de recortes de rating.

"En el contexto de un débil entorno económico, una respuesta ambigua de Europa y el descontento popular en España, los elevados déficit son preocupantes y presionan a la baja nuestro rating A (bajo), que tiene una tendencia Negativa", dijo McCormick a Reuters.

"Y sin embargo, no vamos a apresurarnos para llegar a conclusiones. ¿Por qué? Porque el escudo podría ponerse en marcha y estabilizar los mercados de bonos, proporcionando a España tiempo para reducir su déficit de forma más gradual e implementar duras reformas estructurales".

En este sentido, dijo que "si los mecanismos de ayuda se activan, podrían estabilizar los costes de financiación de toda la economía y contrarrestar la presión bajista sobre el rating", dijo McCormick en comentarios remitidos por correo electrónico.

"No dudamos de que Europa tiene la munición para estabilizar la situación. Queda por ver si la utilizará". (Información de Marc Jones; traducido por Tomás Cobos)