4 de septiembre de 2012 / 14:07 / hace 5 años

Banqueros alemanes chocan por planes de supervisión BCE

5 MIN. DE LECTURA

Por Edward Taylor

FRANCFORT, 4 sep (Reuters) - Los principales banqueros de Alemania chocaron el martes por los planes para dar nuevos poderes de supervisión al Banco Central Europeo (BCE), cuando el co-presidente de Deutsche Bank diciendo que la supervisión solo funcionará si se permite que el BCE supervise a un amplio conjunto de entidades financieras, no solo a las mayores de Europa.

Los comentarios de Juergen Fitschen, en una conferencia de bancos en Fráncfort, pusieron de relieve una división mayor en Alemania -la principal economía europea- con respecto al alcance de los nuevos poderes del BCE.

La Comisión Europea también quiere que el banco central asuma la responsabilidad de supervisar a un amplio conjunto de bancos, ero el Gobierno alemán y los bancos más pequeños del país presionan para un mandato más limitado, centrado solo en aquellos bancos considerados "sistémicamente relevantes".

La disputa salió a la luz una semana antes de que la Comisión Europea revele nuevas propuestas para crear una "unión bancaria" en Europa, una medida vista como vital para romper el vínculo entre bancos quebrados y gobiernos endeudados.

Fitschen dijo que es una ilusión pensar que los mayores bancos, como Deutsche, automáticamente son los más importantes, apuntando que el español Bankia no había estado en el radar de los reguladores internacionales, pero terminó convirtiéndose en un problema nacional para España y la zona euro en general.

"Nadie tenía a Bankia en la lista para desencadenar una crisis", dijo.

Bankia, nacionalizada en mayo, es un exponente de la exposición al ladrillo de los bancos españoles motivada por un boom inmobiliario, mientras que el Gobierno español ha solicitado a sus socios europeos ayuda para rescatar a sus bancos por hasta 100.000 millones de euros.

Fitschen también criticó a los bancos de ahorros y cooperativos, más pequeños, que han argumentado que no deberían caer debajo del paraguas de un supervisor europeo, y en cambio deberían seguir regulados a nivel nacional.

"Si nosotros en Alemania sostenemos que somos diferentes, invitamos a otros países a que también pidan excepciones", dijo Fitschen.

Sin Consenso

Georg Fahrenschon, presidente de la asociación de bancos de ahorros de Alemania, contraatacó a Fitschen, diciendo en la conferencia que cargar al BCE con cientos o incluso miles de bancos que supervisar sería oneroso y contraproducente.

"A veces tengo la impresión de que todo el ejercicio está diseñado para descargar mucho trabajo rutinario en el BCE para que ya no tenga el tiempo o la capacidad para vigilar adecuadamente a las instituciones realmente peligrosas", dijo Fahrenschon.

También expresó preocupación de que un supervisor común fuera un paso en el camino hacia un esquema de garantías de depósitos paneuropeo que terminaría penalizando a las instituciones fuertes.

"La expresión unión bancaria oculta planes para un mecanismo de redistribución, en el que las instituciones sólidas apuntalan a los prestamistas más débiles", dijo Fahrenschon.

En declaraciones en un panel junto con Fitschen y Fahrenschon, Hans-Peter Keitel, presidente de la asociación industrial más grande de Alemania, BDI, pidió a los bancos alemanes que encontrasen una "voz común" sobre regulación bancaria.

El debate sobre supervisión se lanzó en junio cuando los líderes europeos se reunieron en Bruselas y acordaron permitir al fondo de rescate permanente de la zona euro que inyecte ayuda directamente en bancos en apuros.

La canciller alemana, Angela Merkel, insistió en la cumbre en que sólo se permitirá una vez que esté en marcha un supervisor bancario centralizado dentro del BCE.

Pero ahora parece claro que alcanzar un consenso, incluso dentro de Alemania, sobre cómo debería ser el supervisor será extremadamente difícil.

Responsables del BCE han advertido contra la sobrecarga del banco central con demasiadas responsabilidades. El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, dijo el lunes que la meta de tener el nuevo supervisor funcionando para enero de 2013 no era realista. Responsables en Bruselas insistieron en que la fecha límite todavía era válida.

(información de Edward Taylor y Jonathan Gould; escrito por Noah Barkin)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below