3 de septiembre de 2012 / 18:13 / en 5 años

UE y Berlín, divididos sobre supervisión bancaria BCE

BERLÍN/BRUSELAS, sep 3 (Reuters) - Alemania y la Comisión Europea parecían estar en desacuerdo el lunes respecto a los poderes que deberían darse al Banco Central Europeo (BCE) para supervisar a los bancos de la zona euro, complicando los esfuerzos para crear una unión bancaria europea y apaciguar la crisis de deuda de la región.

Olli Rehn, el comisario europeo para Asuntos Económicos y Monetarios, dijo que debería permitirse al BCE supervisar todos los bancos de la zona euro, así como también los de los países no pertenecientes a la zona euro que eligieron ser parte de un único mecanismo de supervisión.

Tales poderes de supervisión serían el primer paso para la conformación de una unión bancaria y para permitir a la zona euro recapitalizar directamente a sus bancos con el fin de romper el círculo vicioso entre gobiernos endeudados y sus atribulados sectores bancarios.

Sin embargo, el ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, rechazó tal enfoque, indicando que el BCE debería en cambio concentrarse sólo en fiscalizar los bancos más grandes y de importancia sistémica, una medida que dejaría fuera de la red a la mayoría de los bancos alemanes.

"Nuestro enfoque (...) prevé un ambicioso mecanismo con una cobertura relativamente amplia, que supervisará todos los bancos en la zona euro, con el BCE en el centro del sistema", dijo Rehn el lunes en un discurso ante una comisión del Parlamento Europeo.

La Comisión Europea publicará las propuestas formales para una unión bancaria el 12 de septiembre cuando el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso haga su discurso anual sobre el Estado de la Unión.

La redacción de las propuestas ha sido una dura batalla entre los Estados y Bruselas.

Si el BCE supervisara la totalidad de los bancos de la zona euro tendría responsabilidad sobre varios miles de instituciones, inclusive si el 95 por ciento de los activos bancarios de la eurozona está en manos solamente de alrededor de 200 bancos.

Schäuble dijo que considera que un campo estrecho de responsabilidad le daría al BCE mayor oportunidad de concentrar sus esfuerzos y de romper los vínculos entre los bancos y las deudas soberanas, teniendo éxito en donde las autoridades anteriores han fracasado.

"El BCE mismo ha dicho que no tiene potencial para supervisar a los 6.000 bancos de la Unión Europea en un futuro cercano", dijo Schäuble a una radio alemana, tras señalar que debería hacerse una distinción entre los bancos más pequeños y las instituciones más importantes.

"Con los bancos más grandes, sistémicamente relevantes (...), existe la posibilidad de que pueda realizarse una supervisión directa por parte del BCE en un período corto de tiempo", agregó el ministro.

Schäuble no precisó qué instituciones consideraría 'sistémicamente importantes'. Entre las 200 instituciones estarían los bancos estatales Landesbanks y las cajas de ahorro españolas, donde se originaron gran parte de los problemas actuales del sector bancario europeo.

Berlín está interesada en mantener sus Landesbanks, con sus estrechas relaciones con políticos y empresas, fuera de las garras de la supervisión del BCE.

Rehn destacó que eran necesarios amplios poderes para el BCE porque aún los bancos relativamente más pequeños podrían causar problemas.

"Aun los bancos pequeños pueden ser sistémicos y causar turbulencias financieras", dijo, mencionando al Northern Rock de Gran Bretaña, el Anglo Irish de Irlanda y el español Bankia, que debieron ser nacionalizados para ser salvados de la quiebra.

Después de que la Comisión presente su propuesta de unión bancaria, los líderes de la UE tratarán de formar un acuerdo antes de fin de año sobre cómo seguir adelante.

El objetivo es lograr un marco de unión bancaria para comienzos de 2013.

Para completar la unión bancaria, sin embargo, la zona euro tendrá que acordar una forma de garantizar los depósitos bancarios en la zona de moneda común y decidir quién habrá de pagar por la resolución de los bancos quebrados supervisados por el BCE, un proceso que podría demorar muchos meses para ser completado.

El propio Schäuble reconoció las dificultades al señalar que no es probable que el nuevo esquema esté listo para la fecha prevista del 1 de enero de 2013. (Información de Jan Strupczewski; editado en español por Inés Guzmán)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below