1 de septiembre de 2012 / 16:38 / en 5 años

El aumento del IVA pone en jaque a pequeñas empresas y clientes

MADRID, 1 sep (Reuters) - Los consumidores españoles, escasos de efectivo, y los propietarios de pequeños negocios se habían resignado el sábado a realizar más sacrificios coincidiendo con una subida del coste de la vida cotidiana ya que las facturas de teléfono o calefacción, la ropa o los cortes de pelo son ahora más caros por el incremento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

El Gobierno conservador de Mariano Rajoy subió en tres puntos porcentuales, hasta el 21 por ciento, el tipo general del IVA como parte de un programa de austeridad con el que espera recortar el déficit público en 65.000 millones de euros hasta 2014 y evitar que el país tenga que solicitar un rescate internacional completo.

Pero muchos españoles, que ya han visto como el país tuvo que solicitar ayuda financiera para sus bancos y donde casi una de cada cuatro personas están en paro, temen que esta medida solo agrave la segunda recesión en tres años.

"Tengo hijos, mi mujer está enferma y no puede trabajar así que la subida del IVA nos va a afectar muchísimo pero ¿qué más nos toca? El Gobierno da estas medidas y nos toca acatar", dijo Carlos Asis Alema, que hacía la compra el sábado en el Mercado de Las Ventas, en el centro de Madrid.

Asis Alema dijo que sus ingresos como pintor de casas eran bajos y que la subida de impuestos tendría un gran impacto en su familia.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), estima tras la aplicación de esta subida de tasas que el gasto medio familiar se incrementará en 470 euros al año.

Algunas grandes empresas como Inditex, propietaria de la cadena de ropa Zara, y los supermercados Mercadona dijeron que no repercutirían el incremento de los costes a sus clientes.

Entre los pequeños negocios, sin embargo, hay preocupación por su futuro ya que no pueden reducir sus márgenes como hacen las grandes firmas y ven como sus ventas han caído mensualmente desde hace dos años.

Mirardo Moya Cota, que trabaja en una tintorería que también realiza arreglos de ropa en el Mercado de Las Ventas, dijo que el negocio había tenido que subir los precios.

Y aunque individualmente los precios no parecen mucho más altos, todo suma, añadió.

"Me parece fatal, nos daña a todos, sobre todo a los que somos de clase más baja", dijo una mujer que no quiso ser identificada, ante el mostrador de una carnicería. El IVA sobre la carne, del tipo reducido, pasó del ocho al 10 por ciento.

Los impagos de créditos al consumo e hipotecas se han disparado en España, así como los desalojos de viviendas, mientras que las empresas y el sector público han recortado los sueldos. El Gobierno no espera una recuperación económica hasta principios del año que viene y la creación de empleo podría tardar varios años en recuperarse.

ATRAPADA

España está entre la espada y la pared. Por una parte, el Gobierno debe recortar drásticamente el gasto público y recortar la plantilla de funcionarios para demostrar a los inversores que puede controlar el déficit público y tratar de reducir los altísimos costes de endeudamiento.

Por otro lado, los ingresos fiscales se reducen por el paro y la recesión, por lo que el Ejecutivo ha subido las tasas para intentar controlar el déficit, lo que podría retraer el consumo y empeorar la recesión.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que durante la campaña electoral dijo que no subiría el IVA, reconoció el sábado en un discurso ante simpatizantes que esta medida era "dolorosa". Pero añadió que no caería en saco roto porque ayudaría al país a seguir financiando la educación y la sanidad en una época de fuertes recortes presupuestarios.

La subida del IVA equipara a España con otros países de la Unión Europea ya que el 18 por ciento anterior era menor al de la mayoría.

Algunos compradores apuraron sus compras el viernes, especialmente de los productos que tenían un tramo de impuestos más bajos, como los servicios de peluquería que ahora están gravados con un 21 por ciento desde el ocho por ciento anterior, o los libros para el colegio, que pasaron del tipo superreducido, el cuatro por ciento, al general.

"Les estamos cortando el pelo a los niños para ahorrar un poco de dinero por la crisis en la que estamos", dijo Antonio, que llevó a sus dos hijos al peluquero un día antes de que entrase en vigor la subida.

Los impuestos para las entradas de cine, teatro y otros productos culturales y de entretenimiento están en el grupo de los que suben 13 puntos porcentuales - del ocho por ciento del IVA reducido al general del 21 -, lo que deja a las instituciones culturales temiendo grandes problemas para la industria. (Información de Silvio Castellanos y Marine Hass; Escrito por Clare Kane; Traducción de Teresa Medrano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below