El aumento del IVA pone en jaque a pequeñas empresas y clientes

sábado 1 de septiembre de 2012 18:34 CEST
 

MADRID, 1 sep (Reuters) - Los consumidores españoles, escasos de efectivo, y los propietarios de pequeños negocios se habían resignado el sábado a realizar más sacrificios coincidiendo con una subida del coste de la vida cotidiana ya que las facturas de teléfono o calefacción, la ropa o los cortes de pelo son ahora más caros por el incremento del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).

El Gobierno conservador de Mariano Rajoy subió en tres puntos porcentuales, hasta el 21 por ciento, el tipo general del IVA como parte de un programa de austeridad con el que espera recortar el déficit público en 65.000 millones de euros hasta 2014 y evitar que el país tenga que solicitar un rescate internacional completo.

Pero muchos españoles, que ya han visto como el país tuvo que solicitar ayuda financiera para sus bancos y donde casi una de cada cuatro personas están en paro, temen que esta medida solo agrave la segunda recesión en tres años.

"Tengo hijos, mi mujer está enferma y no puede trabajar así que la subida del IVA nos va a afectar muchísimo pero ¿qué más nos toca? El Gobierno da estas medidas y nos toca acatar", dijo Carlos Asis Alema, que hacía la compra el sábado en el Mercado de Las Ventas, en el centro de Madrid.

Asis Alema dijo que sus ingresos como pintor de casas eran bajos y que la subida de impuestos tendría un gran impacto en su familia.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), estima tras la aplicación de esta subida de tasas que el gasto medio familiar se incrementará en 470 euros al año.

Algunas grandes empresas como Inditex, propietaria de la cadena de ropa Zara, y los supermercados Mercadona dijeron que no repercutirían el incremento de los costes a sus clientes.

Entre los pequeños negocios, sin embargo, hay preocupación por su futuro ya que no pueden reducir sus márgenes como hacen las grandes firmas y ven como sus ventas han caído mensualmente desde hace dos años.

Mirardo Moya Cota, que trabaja en una tintorería que también realiza arreglos de ropa en el Mercado de Las Ventas, dijo que el negocio había tenido que subir los precios.   Continuación...