Fitch adviete que "seniority" restaría efectividad a compra deuda

viernes 24 de agosto de 2012 14:14 CEST
 

Por Marc Jones

LONDRES, 24 ago (Reuters) - El trato preferencial que disfrutó el Banco Central Europeo durante la reciente reestructuración de la deuda griega reducirá la efectividad de cualquier compra nueva de bonos, salvo que la entidad deje claro que asumirá pérdidas en el futuro, dijo la agencia de calificación Fitch.

Mientras que la mayoría de los inversores en deuda griega asumió importantes pérdidas cuando Grecia incumplio sus compromisos este año, el BCE realizó cambios legales de último momento para los 50.000 millones de euros en bonos que había comprado como parte del programa de emergencia con el fin de evitar un impacto negativo.

"Se demostró que el estatus de acreedor preferente del BCE ("seniority" en inglés) reducirá la efectividad de unas nuevas compras de bonos salvo que pueda hacer frente al tema de estatus", indicó Fitch en un infome.

"Aunque el BCE pueda comprometerse de forma creíble a no poner en práctica su estatus preferente en caso de default, sus compras de bonos probablemente se asocien con las compras/préstamos del FEEF/MEDE, lo que implica una subordinación de los inversores privados".

A pesar de sus preocupaciones, Fitch dijo que las compras de deuda del BCE y los fondos de rescate FEEF/MEDE ayudarían a combatir la crisis.

Se prevé que el BCE detalle un nuevo plan de conpra de bonos en su reunión del 6 de septiembre. El optimismo sobre esta posibilidad ha alentado a los mercados de valores globales en la últimas semanas y ayudado a los inversores a recuperar una parte del apetito por deuda de la zona euro.

"La compra de deuda soberana del BCE en el mercado secundario y en el primario por parte del FEEF y el MEDE probablemente sería positiva y aliviaría la presión bajista sobre la deuda soberana de la zona euro", dijo Fitch.

La disposición y la capacidad de realizar compras de bonos en los mercados primario y secundario pueden permitir al país a conservar un acceso a la financiación a precios asumibles, reducir el riesgo de crisis auto infligidas y, mediante una rebaja de los spreads, aliviar las condiciones financieras y crediticias.

En una informe separado, la agencia señaló que la solicitud de España de una compra de su deuda por parte del fondo de rescate de la zona euro no supondría una nueva rebaja de calificación de su deuda. Recientemente, Fitch redujo el rating de España a BBB y dejó la puerta abierta a nuevas acciones negativas. (Reporting by Marc Jones; editing by Patrick Graham; marc.jones@thomsonreuters.com; +49; 0; 69 7565 1219; Reuters Messaging: marc.jones.thomsonreuters.com@reuters.net)