Rafael Correa critica el historial de extradición británico

jueves 23 de agosto de 2012 07:54 CEST
 

* Correa dice que el caso Pinochet muestra el doble rasero de Reino Unido

* Dice que continúa preparado para dialogar sobre el destino de Assange

Por Eduardo Garcia

QUITO, 23 ago (Reuters) - El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo el miércoles que el rechazo de Reino Unido a extraditar al ex dictador chileno Augusto Pinochet hace más de una década supone que no tiene derecho a sermonear a otros sobre el destino del fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

Correa otorgó asilo a Assange, quien se refugió en la embajada ecuatoriana en Londres hace más de dos meses buscando evitar la extradición a Suecia para ser interrogado sobre acusaciones de violación y abuso sexual.

El dirigente sudamericano afirma que comparte los temores del ex pirata informático de que podría ser enviado desde Suecia a Estados Unidos para afrontar allí cargos por la publicación a través de WikiLeaks en 2010 de miles de documentos secretos.

Fuentes oficiales de Estados Unidos y de países europeos dicen que Washington no ha presentado cargos penales contra Assange ni ha intentado extraditarlo.

El Gobierno británico afirma que está decidido a cumplir con la obligación legal de enviar a Assange a Suecia. Pero Correa dijo que Londres creó sus propias reglas en el pasado, en particular al no extraditar a Pinochet, quien estaba acusado de múltiples violaciones a los derechos humanos.

"A Pinochet no se le extraditó por motivos humanitarios, cuando había decenas de europeos asesinados en manos de la dictadura de Pinochet, miles de asesinados latinoamericanos, decenas de miles de torturados", dijo el mandatario a periodistas en Quito.   Continuación...