22 de agosto de 2012 / 16:17 / hace 5 años

DATOS-Opciones eurozona para reducir costes endeudamiento España

7 MIN. DE LECTURA

Por Jan Strupczewski

BRUSELAS, 22 ago (Reuters) - La zona euro ha creado una serie de instrumentos para ayudar a países con problemas, que España ha indicado que podría necesitar usar.

Si Madrid pide ayuda, la zona euro podría utilizar cualquiera de las herramientas o instrumentos enumerados a continuación para ayudar a reducir sus costes de endeudamiento. La activación de cualquiera de ellos exigiría una petición formal de España y unas condiciones específicas recogidas en un 'memorando de entendimiento' que debe cumplir a cambio de la ayuda.

Cualquier intervención se llevaría a cabo por parte del fondo de rescate temporal de la zona euro, el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), y sería transferido al fondo permanente, el Mecanismo Europeo de Estabilidad, una vez que esté constituido y operando.

De forma crucial, el Banco Central Europeo ha indicado que podría intervenir en el mercado de bonos para rebajar la rentabilidad de la deuda soberana pero sólo si un país ha pedido primero ayuda similar de los fondos de rescate.

Para una historia sobre las opciones que tiene el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, hacer click

1. Compras en El Mercado Primario

El FEEF/SME solo puede comprar bonos soberanos en una subasta si el país está en un programa de rescate total o tiene abierta una línea preventiva de crédito. No está claro si España podría acogerse a esta cláusula ya que no tiene un programa de ayuda completo, pero tiene solicitados préstamos para sus bancos.

La intervención del FEEF/SME sería a precios de mercado y estaría destinada principalmente a acabar con un programa de rescate para ayudar al país a volver al mercado.

El FEEF/SME normalmente no compraría más del 50 por ciento de lo ofrecido en una subasta. La intervención tendría lugar sólo si "es posible participación razonable de los inversores privados a un tipo de interés no excesivamente superior del tipo de financiación del FEEF/SME como el tipo de financiación de referencia".

Para lograr dicha ayuda, la Comisión Europea primero debería asegurar la sostenibilidad de la deuda española. Entonces el Eurogrupo de los ministros de finanzas de la zona euro decidirían si se sigue adelante y el FMI podría involucrarse en la vigilancia.

La compra de bonos podría también realizarse por un Co-Investment Fund (CIF) -- una compañía de inversión establecida por el FEEF/ESM junto con inversores privados.

2. Compras en El Mercado Secundario

Si los países de la zona euro lo acuerdan por unanimidad, el FEEF/SME puede comprar deuda soberana en el mercado secundario - esto es tras una subasta cuando cotizan libremente - para reducir la rentabilidad de la misma. Para hacerlo, el país de la zona euro tiene que tener:

- una deuda sostenible y posición externa

- respeto a las reglas presupuestarias europeas o, si ya las ha roto, seguir las recomendaciones de la UE para cumplirlas

- tener un historial de financiarse a precios razonables

- seguir las recomendaciones de la UE sobre reducción de los desequilibrios macroeconómicos del país, si tiene

- no tener problemas de solvencia bancaria

Una vez que el Gobierno pida la ayuda, y si el BCE cree que existen circunstancias excepcionales de mercado, la Comisión Europea y el BCE prepararían un memorando de entendimiento con el país en 1 ó 2 días.

Muchos economistas y políticos creen que esta forma de intervención sería la menos efectiva por los fondos limitados que tiene el FEEF/SME, que cuenta con un potencial conjunto de un máximo de 500.000 millones de euros.

Las compras de bonos podrían realizarse también mediante el Co-Investment Fund mencionado más arriba.

3. líneas Crediticias Preventivas

El FEEF/SME puede otorgar a un país una línea preventiva de crédito para demostrar a los mercados que el gobierno será capaz de financiarse por sí mismo si lo necesita. El tamaño común de esta línea de crédito estaría entre el 2 y el 10 por ciento del Producto Interior Bruto del país.

Entre las herramientas disponibles existe una Línea de Crédito de Precaución Condicionada (PCCL, por sus siglas en inglés) y una Línea de Crédito de Condiciones Mejoradas (ECCL, por sus siglas en inglés).

Estas líneas pueden ser ofertadas para un año, con la posibilidad de dos extensiones de 6 meses cada una, para los países que respeten las reglas presupuestarias de la Unión Europea o que, aun habiendo infringido esas reglas, acaten las recomendaciones de las autoridades.

También deben acreditar una deuda y una posición externa sostenibles, respetar las obligaciones para reducir los desequilibrios económicos, tener un historial de financiación soberana a tipos razonables y no sufrir problemas de solvencia bancaria.

El PCCL se basa en unas condiciones pre-establecidas y está limitado a los países miembros de la eurozona, cuya situación económica y financiera se mantenga fundamentalmente sana y que siga comprometido a mantener políticas sólidas y creíbles.

Por su parte, el ECCL está abierto a los países cuya situación económica y financiera en general siga siendo sólida, pero que no cumpla con algunos de los requisitos del PCCL.

Si España fuera a solicitar una línea de crédito, la Comisión Europea y el BCE evaluarían el riesgo de sus futuras complicaciones financieras y la necesidad de medidas correctoras, mientras que el Eurogrupo decidiría por unanimidad la concesión del crédito.

La Comisión, en coordinación con el BCE, cumpliría con una mayor vigilancia de España e informaría cada tres meses al Eurogrupo.

4. Seguro De Primera pérdida

Otra herramienta para maximizar el poder de los fondos de rescate y ayudar a rebajar los costes de la financiación soberana es un crédito para las compras en el mercado primero. Esto busca incrementar la demanda para nuevas emisiones al dotar de cierto grado de protección para los inversores.

La zona euro emitiría un certificado de protección parcial adjunto a cada bono subastado por el país, dotando al inversor de una protección crediticia equivalente a entre un 20 y un 30 por ciento del principal del bono -- lo que implica que el comprador estaría protegido contra pérdidas de hasta el 20 o 30 por ciento. (Información de Jan Strupczewski, editado por Mike Peacock, traducido por Borja González Andrés)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below