Ibex gana un 6% y diferencial cae por esperanza de rescate suave

viernes 3 de agosto de 2012 18:06 CEST
 

MADRID, 3 ago (Reuters) - El viernes volvió a ser una típica jornada volátil de agosto en la que la bolsa madrileña recuperó un 6 por ciento y la prima de riesgo se relajó en más de 50 puntos gracias a la esperanza de que España acabe recurriendo a un rescate suave para defenderse del ataque en los mercados de deuda.

El presidente del Gobierno español admitió el viernes por primera vez de manera implícita la posibilidad de pedir un salvavidas financiero a Europa, aunque destacó que antes de decidir necesitaba conocer las condiciones que llevarían asociadas los eventuales mecanismos de apoyo.

Esta actitud supone un importante giro respecto a la actitud evasiva mostrada el jueves por Mariano Rajoy después de que el Banco Central Europeo (BCE) condicionara cualquier intervención en el mercado secundario de bonos soberanos a la solicitud expresa por parte de los gobiernos implicados.

"Rajoy no se ha mostrado tan contundente como en otras ocasiones cuando ha rechazado algún tipo de respaldo para la economía y eso es considerado positivo porque ello abriría el mercado del crédito en España y las empresas del país accederían a la financiación", dijo Estefanía Ponte, directora de Economía y estrategia de Cortal Consors.

La ventaja de un rescate "suave", frente a la modalidad convencional de las ayudas para Grecia, Irlanda y Portugal es que a priori no supondría echar el cerrojo de los mercados para España.

A todo esto se sumaba la reinterpretación de las palabras de presidente del BCE, Mario Draghi, que pese a no anunciar un calendario de intervenciones inminentes, abrió la puerta a volver a comprar deuda en los mercados.

"Las expectativas eran excesivas tras los comentarios del presidente del BCE Mario Draghi la semana pasada (cuando dijo que haría lo necesario para preservar el euro)... (Pero) nuestros economistas señalan que ha sido bueno oír que el BCE está abierto a intervenir en el mercado soberano con compras grandes si es necesario, renunciando además a su estatus de acreedor preferente", dijeron analistas de Unicredit.

Este panorama permitía que el diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán se relajase hasta los 554 puntos básicos (pb) desde un nivel superior a los 600 pb inmediatamente posterior a la apertura del mercado, cuando el mercado continuaba mostrando su frustración por la pasividad del BCE.

Por su parte, el rendimiento del bono benchmark a 10 años cotizaba en torno al 6,9 por ciento, por debajo del nivel crítico del 7,0 por ciento alcanzado el jueves.   Continuación...