2 de agosto de 2012 / 17:13 / en 5 años

ACTUALIZA 1-Rajoy no aclara si pedirá ayuda tras comentarios BCE

(Unifica despachos, añade detalles y contexto)

MADRID, 2 ago (Reuters) - El presidente del Gobierno español destacó el jueves lo que él considera como puntos positivos de las últimas declaraciones del BCE al tiempo que no aclaró si España pedirá o no, tal y como exige el banco central, el uso de los mecanismos de ayuda a las finanzas públicas.

En una declaración conjunta con el primer ministro italiano, Mario Monti, tras una reunión en Moncloa, España e Italia dijeron que "las medidas acordadas en el ultimo consejo europeo deben ser puestas en marcha cuanto antes de forma que los instrumentos y mecanismos acordados estén disponibles para ser utilizados si es necesario".

Sin embargo, en tres ocasiones el presidente del Gobierno rehusó expresamente responder a si España solicitará o no la ayuda financiera a Bruselas a través de cualquiera de los mecanismos previstos, una petición que no estaría exenta de duras condiciones.

"Ya he respondido con meridiana claridad", dijo después de reiterar que España se atendrá a sus compromisos fiscales y reformistas y que mantendrá la postura defendida hasta ahora y tras destacar el anuncio del BCE de que podría tomar medidas no convencionales.

Por contra, Monti no eludió la pregunta, aunque reconoció que es pronto para saber si será necesario que Italia pida ayuda con el fin de rebajar sus costes de financiación.

"No sé si Italia pedirá la activación de este instrumento (...) Tendremos que examinar las características y ver si lo necesitamos o no", dijo.

El jueves el presidente del BCE, Mario Draghi, no anunció medidas concretas, y se limitó a decir que en las próximas semanas definiría planes para hacer compras directas en el mercado y estabilizar así los costes de endeudamiento de algunos países de la zona euro.

Pero, en su esperada intervención tras el efectivo anuncio de que haría cuanto fuese necesario para preservar el euro, el gobernador del BCE condicionó cualquier intervención de la institución en los mercados de deuda a que los países necesitados lo pidan de manera formal al fondo europeo de rescate.

Pese a que la falta de concreción del BCE provocó un nuevo repunte de las primas de riesgo de los países periféricos y un hundimiento generalizado de las bolsas, los mandatarios español e italiano quisieron destacar los puntos positivos.

"En relación al comunicado de Draghi, encuentro aspectos muy positivos", dijo el mandatario español. "Es muy importante lo que ha dicho el gobernador del BCE, cuando dice que dentro de la independencia se puedan llevar a cabo actuaciones directas en el mercado secundario para alcanzar su objetivo", añadió.

Monti abundó en los elogios al discurso de Draghi, señalando que el BCE había "dado muchos pasos hacia adelante y ninguno hacia atrás" el jueves y que no está seguro de que los mercados financieros hayan evaluado por completo lo que dijo el presidente de la institución monetaria en su comparecencia.

España pidió en junio un rescate para su sector bancario por hasta 100.000 millones de euros, una decisión que no ha servido para frenar la presión sobre su deuda soberana ante las incertidumbres sobre la operación de salvamento y sobre las finanzas públicas españolas, que hacen temer que el país se vea forzado a pedir un rescate en toda regla.

El diferencial de la deuda española a 10 años frente a su equivalente alemán se situaba en la tarde del jueves en los 592 puntos básicos, frente a los 525 puntos en los que se encontraba antes de los comentarios de Draghi, mientras el Ibex-35 se dejó más de un 5 por ciento.

APLICACIÓN URGENTE DE ACUERDOS

Ambos países reiteraron su petición para que se produzca una rápida aplicación de los recientes acuerdos europeos para estabilizar el euro y defender la deuda de los países periféricos de la eurozona.

"Trabajaremos para que todas esas medidas se concreten a la mayor brevedad posible", dijo Mariano Rajoy.

Tras insistir en la irreversibilidad del proyecto europeo y en una crítica velada a la falta de contundencia para sacar a España e Italia de la zona de peligro en la crisis de deuda soberana, Rajoy se refirió a que España se cuenta entre los comprometidos con el proyecto.

"Algunos creemos en Europa y actuaremos en consecuencia", dijo. "Yo creo que estamos viviendo en un momento decisivo, creo que estamos viviendo un momento capital para Europea y en este momento se necesita grandeza, se necesita fortaleza, condición, coraje y determinación para llevar las cosas adelante", añadió.

Entre los acuerdos del Consejo Europeo de finales de junio, los líderes de la zona euro decidieron adoptar medidas de emergencia para bajar los costes de endeudamiento de Italia y España y para crear a finales de este año un órgano único que controle a los bancos de la zona euro, un primer paso hacia una unión bancaria europea.

Además, se acordó que el futuro fondo permanente de rescate del bloque, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), será capaz de prestar directamente para recapitalizar bancos sin aumentar el déficit presupuestario de un país, y sin tener prioridad en el cobro de la deuda.

Rajoy insistió el jueves en la necesidad de avanzar hacia la unión fiscal y financiera para evitar los males de la fragmentación en Europa, y ratificó el compromiso de España de sanear las cuentas públicas y reformar su economía, ideas que compartió su homólogo italiano.

El presidente del Gobierno español dijo que España e Italia mantendrán una cumbre bilateral el 29 de octubre. (Información de Julien Toyer; escrito por Tomás Cobos; editado por Carlos Ruano y Rodrigo de Miguel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below