La reforma del aborto que plantea Gallardón levanta ampollas

sábado 4 de agosto de 2012 10:10 CEST
 

Por Emma Pinedo

MADRID, 4 ago (Reuters) - El Gobierno español ha planteado para el otoño una reforma de la Ley del aborto que restringiría los derechos de las mujeres en España a niveles previos a la despenalización de 1985 y que, según los críticos, desencadenará abortos clandestinos y elevará el número de embarazos no deseados.

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, prevé cambiar la ley aprobada por el Ejecutivo socialista anterior hace apenas dos años y modificar algunos de los tres supuestos en vigor "porque la experiencia nos demuestra que algunos de esos aspectos deben ser revisados".

En concreto, Gallardón adelantó recientemente que su reforma, que estaba recogida en el programa electoral del Partido Popular para las elecciones que ganó por mayoría absoluta el pasado noviembre, incluiría una protección a los no nacidos con malformaciones o discapacidad.

Este cambio restringiría, a juicio de sus detractores, la primera norma que permitió interrumpir el embarazo en España en 1985, que admitía los siguientes supuestos: violación, daños para el feto o peligro para la salud física o mental de la madre.

"La mujer tendrá que volver a marcharse de España a abortar. La gente que tenga dinero se irá fuera y las que no recurrirán a la clandestinidad o tendrán que ser madres sin quererlo", dijo a Reuters Santiago Barambio, presidente de la Asociación de Clínicas Acreditadas para la Interrupción del Embarazo.

De este modo, España se situaría al nivel de países también con mayoría de población católica como Malta o Irlanda, dos de los estados europeos con legislaciones más restrictivas respecto al aborto, e incluso sería superada por la conservadora Polonia.

La protección a discapacitados es uno de los pocos puntos conocidos del futuro anteproyecto de ley, cuya presentación está prevista para octubre y que se redactará tras conocerse las conclusiones que está elaborando un comité de expertos, según fuentes del Ministerio de Justicia.

Casi todos los sectores implicados daban por seguro que el Partido Popular iba a reformar la ley, para eliminar la posibilidad de que menores de 16 y 17 años aborten sin la autorización de un tutor en casos excepcionales, un aspecto polémico en una norma aprobada sin consenso por el Gobierno socialista.   Continuación...