9 de julio de 2012 / 8:19 / en 5 años

El Eurogrupo trata de aclarar las medidas para ayudar al euro

* Ministros de Finanzas abordan compromisos adoptados por líderes de zona euro

* Pocas decisiones rápidas previstas, supervisión del BCE está lejos

* España e Italia instan a adoptar acciones rápidas ante costes de financiación disparados

Por Robin Emmott y John O'Donnell

BRUSELAS, 9 jul (Reuters) - Los responsables de Finanzas de la zona euro tratarán de desarrollar el lunes planes para reforzar la moneda única, pero su reunión en Bruselas podría servir para poco más que subrayar las limitaciones del acuerdo del mes pasado para ayudar a países y bancos endeudados.

Las decisiones sobre supervisión bancaria, sobre cómo usar el dinero del rescate de la zona euro, la ayuda a España y Chipre y si se hacen concesiones a Grecia tardarán previsiblemente meses en finalizarse, mientras continúa aumentando la presión para pasar a la acción.

Los costes de deuda italiana y española se mantuvieron el lunes cerca de niveles insostenibles conforme las esperanzas generadas por la cumbre comenzaban a desvanecerse. Los líderes de ambos países instaron el fin de semana a iniciativas rápidas para aplicar el acuerdo.

"Hemos alcanzado acuerdos importantes, pero lo que determinará el verdadero éxito de ese Consejo Europeo es que esas decisiones cuajen en realidades concretas y palpables y lo hagan de forma ágil, rápida y efectiva (...) en este terreno es donde se juega la credibilidad de todo el proyecto europeo", dijo el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

El acuerdo alcanzado por los líderes de las 17 naciones que comparten el euro pretende dar al Banco Central Europeo una mayor supervisión de los bancos del bloque y usar los fondos de rescate de la zona euro para reducir los costes de endeudamiento de los países.

Pero algunos elementos críticos quedaron difusos, el tiempo puede estarse acabando y los ministros podrían tener que volver a reunirse a finales de julio para adoptar decisiones firmes.

"Esto es en gran medida una continuación de la cumbre, pero no implica que se puedan establecer todos los detalles", dijo uno de los diplomáticos que fue informado sobre la reunión, que tiene previsto comenzar a las 1700 horas (1500 GMT).

"El asunto de la supervisión del BCE es un asunto complejo a largo plazo y no es algo que se pueda decidir en pocas horas", dijo.

El presidente del BCE, Mario Draghi, testificará ante el Parlamento Europeo el lunes antes de la cita de los ministros, y tras bajar los tipos de interés la semana pasada podría apuntar a medidas más drásticas como comprar bonos gubernamentales o inundar a los bancos con más liquidez.

Alemania, la mayor economía del bloque, así como las ricas Finlandia y Holanda, se muestran cautas ante lo anunciado en la cumbre y la canciller alemana, Angela Merkel, es reacia a ayudar a sus socios sin adoptar condiciones estrictas.

Crucial para el plan de los líderes de la eurozona es dar al BCE un papel clave en la supervisión bancaria, que permitiría entonces al fondo de rescate permanente - el Mecanismo de Estabilidad Europea (MEDE) - recapitalizar los bancos directamente en vez de a través de los gobiernos.

Eso se ha considerado una concesión a España, que solicitó un rescate de hasta 100.000 millones de euros a sus bancos, aunque no está claro cuándo se beneficiará Madrid.

Los líderes quieren romper el vínculo entre bancos y deuda soberana no cargando a los gobiernos con deuda por rescatar a sus entidades financieras, lo que dificultaría su acceso a los mercados.

Pero la pregunta clave que continúa sin respuesta es si los países a título individual o la zona euro asume la responsabilidad por los bancos que son rescatados por el MEDE.

Los líderes acordaron eliminar el estatus de acreedor preferente del MEDE cuando preste a España, para calmar a los inversores preocupados por si no recuperaban el dinero que ya habían prestado.

También decidieron que el MEDE y el fondo de rescate temporal de la zona euro, el FEEF, pudiera comprar bonos de la zona euro en los mercados primario y secundario para reducir los costes de endeudamiento, con ciertas condiciones asociadas pero sin un programa completo de control.

El MEDE debe comenzar a operar este verano, pero al menos de momento, los países tendrán que aportar garantías a cambio de la ayuda bancaria, según un responsable de la zona euro implicado en los preparativos del Eurogrupo.

Esto podría ayudar a superar las preocupaciones alemanas sobre que el MEDE asuma este riesgo.

"Hay un cierto grado de confusión en el ambiente (...) con gente que piensa que bajo las normas actuales el MEDE podrá terminar de repente siendo el dueño de Bankia, asumiendo todo el riesgo de Bankia en su balance", dijo, en referencia a la entidad española. "No es el caso". (Escrito por Robin Emmott; Traducido por Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below