Portugal, al borde del abismo, se aferra a la austeridad

miércoles 27 de junio de 2012 12:29 CEST
 

* La austeridad implacable pone a prueba la resistencia portuguesa

* El Gobierno, comprometido con cumplir los términos del rescate

* Pese a sus mejores esfuerzos, Portugal es vulnerable a un contagio

Por Axel Bugge

LISBOA, 27 jun (Reuters) - El tradicional fado portugués está cobrando un nuevo significado con la crisis económica del país, ya que diferentes variantes de las canciones melancólicas ofrecen una salida a los jóvenes ante la implacable austeridad.

"Vengo de una generación sin ingresos", dice la letra de "Que Parva que sou" (Qué tonto soy) del popular grupo Deolinda, inspirado en el fado, que medita sobre las perspectivas cada vez más negras de uno de cada tres menores de 25 años que no tienen trabajo.

La crisis de la eurozona ha llevado a Portugal a su recesión más profunda desde los años 70, mientras el desempleo se sitúa en un récord de 15% y el Gobierno de centroderecha recorta el gasto de forma drástica para cumplir con un acuerdo de rescate por 78.000 millones con el FMI y la Unión Europea.

Aún así, las huelgas y las protestas contra la austeridad, que incluyen recorte de salarios de hasta un 20 por ciento para funcionarios, han sido relativamente discretas comparadas con las registradas en países como Grecia o España.

Mientras que los ultraizquierdistas del Parlamento y los principales sindicatos organizan huelgas con baja participación, el ambiente general, hasta hace poco, se resumía en el fatalismo expresado en canciones como "Que Parva que sou".   Continuación...