26 de junio de 2012 / 12:13 / hace 5 años

ANÁLISIS- Ocaso en el imperio industrial de las cajas

7 MIN. DE LECTURA

* Rescate europeo acabará con lazos industriales de cajas

* Participaciones en riesgo de venta alcanzan 22.000 millones

* Paquetes de Telefónica, Repsol e Iberdrola, en juego

* Bankia venderá todo salvo Mapfre -fuente

Por Carlos Ruano y Tracy Rucinski

MADRID, 26 jun (Reuters) - El amplio proceso de reestructuración del sector bancario español, acelerado por el rescate con fondos europeos, va a llevar aparejado un cambio en la filosofía de algunas entidades, que se verán abocadas a deshacerse de sus participaciones industriales, dijeron diversas fuentes y analistas.

La petición española de fondos europeos para rescatar a la banca permitirá sanear el enladrillado sector financiero español, pero las entidades que reciban fondos se verán sometidas a las normas europeas para ayudas públicas, que incluyen la venta de participaciones.

En un momento en el que los precios de estos activos acumulan serias penalizaciones en bolsa tras varios años de crisis, el proceso de venta probablemente afecte a pesos pesados del mundo empresarial español, como Telefónica, Repsol e Iberdrola.

UBS estima en 22.000 millones de euros el valor conjunto de las participaciones que corren riesgo de desinversión, la mayoría en manos de cajas. Este importe equivale a un 9 por ciento de la capitalización del Ibex-35.

Las cajas de ahorro ocupan asientos en los consejos de administración de algunas de las mayores empresas del país, ejerciendo un papel de control en la estrategia de diversos sectores de la industria española, desde el turismo y la vivienda hasta la energía y las telecomunicaciones.

Fundadas hace siglos para atender la demanda de créditos de las clases sociales más desfavorecidas, las cajas desarrollaron una fuerte identidad regional y política que ha fomentado la creación de lazos muy estrechos entre la banca y la comunidad empresarial.

Las cajas refinanciaban a las empresas en apuros para evitar que entraran en mora, mientras sus directivos cobraban elevados salarios por sentarse en los consejos de administración de las empresas. Una situación que parece destinada a desaparecer.

"Van a tener que vender. Y teniendo en cuenta que en el contexto macroeconómico no se ve la luz al final del túnel, mantener una participación pensando que llegarán cotizaciones mejores es pura fantasía", dijo Flemming Barton, analista de CM Capital Markets.

cuestión De Tiempo

Bankia, que abrió el melón del saneamiento extremo al estimar sus necesidades de liquidez en 19.000 millones de euros, tendrá que vender en los próximos meses sus participaciones no relacionadas con el negocio bancario para cumplir con las condiciones impuestas por el rescate europeo.

Entre las participaciones de Bankia en empresas cotizadas se encuentra un 20 por ciento de la tecnológica Indra, un 12 por ciento de International Airlines Group y un 5,3 por ciento de Iberdrola, así como grandes participaciones en la aseguradora Mapfre, NH Hoteles y Deoleo .

"Bankia va a tener que liquidar todas sus participaciones salvo la de Mapfre, con quien tiene participaciones cruzadas y un intercambio de servicios", explicó una fuente bancaria. "Esto va a poner presión sobre otras cajas, incluso sobre el imperio industrial de La Caixa".

Aunque La Caixa es una de las entidades más saneadas y, según el análisis de las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman, no necesita recapitalizarse, el cambio de tono en las relaciones entre entidades financieras y empresas le acabará afectando.

Ejecutivos de las empresas participadas por Bankia ya están dando pasos para buscar compradores y evitar que las participaciones caigan en manos no deseadas.

En el caso de Iberdrola, el presidente Ignacio Sánchez Galán dijo el viernes que la empresa no descartaba recompra la participación de Bankia, valorada en 1.000 millones de euros.

El consejero delegado de IAG, Willie Walsh, ha dicho que hay "inversores interesados" en la participación de Bankia, valorada en unos 420 millones de euros.

Otro caso similar es el de la inmobiliaria Realia, participada por Bankia y FCC. El presidente del grupo constructor ha afirmado que está dispuesto a aumentar su participación en Realia si la entidad que dirige José Ignacio Goirigolzarri se deshace de su paquete.

Bankia y su matriz BFA ya ha actualizado a precios de mercado su cartera de participadas, con una provisión de 1.600 millones de euros (excluyendo Mapfre). Esta medida podría extenderse al resto de entidades en función del análisis que están llevando a cambio cuatro auditoras para determinar las necesidades de capital de la banca española.

presión Sobre La Caixa

Al igual que los dos grandes bancos españoles, Santander y BBVA, La Caixa no necesita ayuda externa, pero los analistas y fuentes financieras indican que con el tiempo aumentará la presión para que también deshaga participaciones.

"Caixabank no está estresada como otros grupos bancarios, pero obviamente también tendrán que reforzar su capital, ya sea a través de su negocio orgánico o con la venta de participaciones", dijo una fuente bancaria. "Los días de las participaciones industriales se acercan a su fin".

Pese a la fortaleza de su balance, La Caixa se enfrentará a unas exigencias regulatorias de capital crecientes en todo el mundo.

Durante décadas, La Caixa ha levantado un auténtico imperio, con posiciones que van desde el 37 por ciento de Gas Natural al 28 por ciento de la concesionaria Abertis, el 12,8 por ciento de Repsol y el 5,1 por ciento de Telefónica, además de participaciones en bancos como el austriaco Erste y el portugués BPI.

Algunas de las participaciones, consideradas sagradas durante mucho tiempo, se agrupan en la cotizada Caixabank .

"No creo que Caixabank venda enseguida, van a esperar. Pero en el próximo ciclo me cuesta creer que vayan a aumentar su peso en empresas salvo como resultado de bancarrotas", dice el analista de CM Capital Markets.

Ya hay toda una bandada de fondos "buitres" oteando el panorama bancario que se avecina con la esperanza de hacerse a precio de saldo con activos que tengan potencial de revalorización.

Ante el temor a que algunas empresas estratégicas pasen a inversores no gratos, el gobernante Partido Popular ha presentado una enmienda en el Senado español que vuelve a establecer un límite sobre los derechos de voto.

En cualquier caso, en el contexto actual de crisis económica sin fin a la vista, con la tasa de paro en el 24 por ciento, los inversores perciben que mañana los precios pueden ser incluso inferiores a los de hoy.

"La gente sabe que va a haber ventas y están atentos. Pero la sensación preponderante sobre los activos españoles no es de 'como no compre hoy, lo pierdo'", dice la fuente bancaria. (Información adicional de Tomás Cobos y Julien Toyer; editado por Will Waterman, Jose Elías Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below