BMN presenta oferta por Banco Valencia, Popular también favorito

viernes 27 de abril de 2012 18:26 CEST
 

By Jesús Aguado

MADRID, 27 abr (Reuters) - Banco Mare Nostrum (BMN) presentó este viernes una oferta vinculante para la compra del intervenido Banco de Valencia cuya subasta debería estar resuelta a mediados de junio, dijeron fuentes con acceso al cuaderno de venta.

"La entidad ha presentado esta tarde la oferta no vinculante en una operación que de culminar le debería permitir acercarse a una cifra de 100.000 millones de euros de activos bajo gestión que está considerada como una cifra psicológica que permite operar con mayor eficiencia en los mercados", dijo una fuente con conocimiento del proceso de venta.

En el mercado se baraja a Popular también como uno de los favoritos para adjudicarse Banco de Valencia si bien su director financiero no quiso pronunciarse este viernes durante la presentación de resultados sobre la entidad valenciana y únicamente reconoció que estudiaría el cuaderno de ventas de Catalunya Caixa.

"Sobre el primero (Banco de Valencia) estamos sujetos a mantener la confidencialidad con respecto al FROB (quien lo adjudica) y no lo podemos comentar y sobre Catalunya Caixa hemos recibido literalmente ayer una invitación para mostrar nuestro interés y es verdad que lo vamos a estudiar", dijo el directivo de Popular en una conferencia con analistas.

En la actualidad, tanto la intervenida Banco de Valencia como la nacionalizada Catalunya Caixa se encuentran en proceso de subasta. El calendario para Banco de Valencia fija como tope este viernes, 27 de abril, para la presentación de ofertas no vinculantes y el 27 de mayo para las vinculantes antes de su adjudicación en junio.

Diversas fuentes han indicado recientemente que Banco de Valencia, con activos de unos 22.000 millones de euros, podría atraer el interés de entidades de tamaño mediano.

En la actualidad, el sector bancario español se encuentra en pleno proceso de reestructuración después de que el Gobierno aprobara en febrero una normativa que obliga a la banca a afrontar la depreciación de los activos inmobiliarios con unas nuevas exigencias por provisiones y capital por importe de unos 54.000 millones de euros.

El Ejecutivo aprobó esta legislación en un intento por recuperar la confianza de los inversores internacionales en el sector bancario español, cuyo principal talón de Aquiles es precisamente el negocio del ladrillo, donde tiene unos 184.000 millones de activos problemáticos.   Continuación...