Cae el apoyo al Gobierno de Rajoy tras las medidas de austeridad

domingo 15 de abril de 2012 14:26 CEST
 

MADRID, 15 abr (Reuters) - El apoyo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, cayó notablemente en abril después de que el Ejecutivo del Partido popular anunciara fuertes recortes de gasto y unas reformas en educación y sanidad impopulares en su lucha contra un rebrote de la crisis de deuda soberana, según un sondeo publicado el domingo.

La encuesta de Metroscopia publicada en el diario de centroizquierda El País refleja por primera vez un sentimiento negativo de los españoles hacia el Gobierno de centroderecha desde que barrió en las elecciones generales de noviembre del año pasado.

A la espera de que los datos macroeconómicos confirmen si España ha entrado en su segunda recesión en tres años, Rajoy afronta el trabajo hercúleo de tener que controlar las finanzas públicas, impulsar el crecimiento mediante duras reformas y volver a crear empleos para uno de cada cuatro trabajadores que está en el paro, al tiempo que crece el malestar social.

Cientos de miles de personas salieron a las calles de todo el país el 29 de marzo a protestar por la reforma laboral aprobada por el Gobierno, que facilita y abarata el despido y restringe las subidas salariales.

El sondeo elaborado el 11 y el 12 de abril da al PP un 38,1 por ciento de intención de voto, un descenso de más de ocho puntos respecto al 46,3 por ciento de marzo y de seis sobre el 44,6 por ciento que registró en los comicios de noviembre.

Aún así, mantiene una enorme brecha con la oposición socialista, que se queda en un 23 por ciento, frente al 24,4 por ciento de marzo y más de cinco puntos menos que el 28,7 por ciento en noviembre.

A finales de marzo, Rajoy sufrió un revés cuando, en contra de los sondeos, el PP andaluz no logró la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas, y analistas han destacado que su Gobierno ha tenido una política de comunicación desacertada a la hora de presentar las reformas en sanidad y educación esta misma semana.

También está bajo intensa presión por parte de sus socios europeos y de los inversores para demostrar que España podrá pagar sus deudas sin tener que pedir ayuda exterior desde que revisó unilateralmente el objetivo de déficit del país para 2012.

El sondeo de Metroscopia, que entrevistó a 1.000 personas, refleja una fuerte caída en el apoyo al propio Rajoy, con un 58 por ciento que desaprueba su gestión, frente al 51 por ciento de hace un mes.   Continuación...