BREAKINGVIEWS- Caso YPF podría salirle caro a Argentina

jueves 5 de abril de 2012 16:09 CEST
 

Por Kevin Allison

LONDRES, 5 abr (Reuters Breakingviews) - ¿Se está preparando la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner para hacerse con el control de la mayor petrolera del país? Eso es lo que parecen pensar los inversores. Las acciones de YPF cayeron cerca de un quinto de su valor el 3 de abril después de que un diario argentino afirmara que el debate ahora no es tanto si la empresa va a ser nacionalizada, sino cómo.

No está claro de qué manera podría compensar Argentina a los accionistas de YPF, entre ellos la española Repsol, que tiene un 57 por ciento del capital. Pero aunque el precio desembolsado por Fernández de Kirchner es "adecuado", el coste final para el país podría alcanzar el doble del importe pagado.

Fernández podría optar por hacerse con la empresa con una intervención directa o dejando que todos los gobernadores de las regiones le quiten las concesiones de hidrocarburos. Expropiar a YPF, quizá arrogándose la legitimidad del Congreso - que podría declarar cuestión de interés nacional la producción petrolera - permitiría a Fernández actuar con un coste mínimo. Pero el coste para la ya dañada reputación del país sería elevado: las relaciones con España se resentirían y los inversores pondrían el grito en el cielo. Argentina se enfrentaría a un prolongado arbitraje internacional.

Otra alternativa es comprar una participación de control. Pero la capitalización actual en el mercado de YPF, 11.000 millones de dólares, equivale a un quarto de las reservas totales de divisas del país. Además, Repsol no vería con buenos ojos una venta a precios de saldo. Interferencias del Gobierno aparte, las perspectivas de YPF parecen positivas. Aunque los yacimientos establecidos están en declive, se estima que los recientes descubrimientos en Vaca Muerta están a la par con los grandes yacimientos de hidrocarburos no convencionales en Estados Unidos.

Es improbable que Argentina sea capaz de abordar un proyecto con dicho tamaño por sí solo. Deutsche Bank estimó que tan solo el coste de desarrollar un terreno relativamente pequeño de Vaca Muerta sería de entre 18.000 y 20.000 millones de dólares. Gran parte de ese coste se financiaría eventualmente con los flujos de caja del propio yacimiento, pero aún así habría que anticipar unos costes elevados. Los yacimientos no convencionales presentan desafíos técnicos, de manera que incluso aunque Argentina encuentre la inversión necesaria, necesitaría la experiencia y los conocimientos de operadores extranjeros para sacar el máximo provecho a esta oportunidad. El disparo a YPF y Repsol le podría salir por la culata.

  Continuación...