Ibex-35 cae un 2,7% entre dudas sobre España

martes 3 de abril de 2012 18:05 CEST
 

MADRID, 3 abr (Reuters) - El Ibex-35 cerró el martes con un recorte del 2,7 por ciento y puso fin a una corta racha alcista de dos jornadas, en un clima de creciente incertidumbre sobre la capacidad del Gobierno español para cumplir con los objetivos de déficit marcados por Bruselas y tras señalar que el ratio deuda/PIB subirá este año a cerca del 80 por ciento.

Por la mañana, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro llevó al Parlamento los presupuestos más austeros de la democracia española, que contemplan un fuerte ajuste de 27.000 millones de euros que por sí solo no equivale a los intereses que tendrá que pagar el país este año en sus emisiones de deuda soberana. Entretanto, las variables económicas siguen empeorando, con el número de parados escalando hasta los 4,7 millones de personas en marzo.

Un nuevo informe negativo de Citigroup incrementó las dudas sobre el país. Los analistas del banco estadounidense descartaron una reestructuración de la deuda soberana española, aunque dijeron que son necesarias medidas estructurales y fiscales más radicales, y siguen pensando que el país se desviará más de un punto porcentual del objetivo de déficit del 5,3 por ciento en 2012.

"La bolsa española está cayendo por las débiles perspectivas de crecimiento de la economía que se ven claramente dificultadas por un informe de Citi que habla de algún tipo de ayuda externa o tutelada de España. Esto introduce más incertidumbre y nerviosismo", dijo Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4.

En este contexto, el Ibex-35 cayó 218,3 puntos, un 2,71 por ciento a 7.824,5 puntos, arrastrando al europeo FTSEurofirst más del 1,0 por ciento.

El diferencial de la deuda española a 10 años respecto a su equivalente alemán subió hasta los 365 puntos básicos, unos diez puntos sobre los niveles de la apertura y en vísperas de una subasta de bonos de hasta 3.500 millones de euros.

Los dos grandes bancos, Santander y BBVA, cayeron con fuerza, dejándose un 3,9 por ciento y un 4,5 por ciento, respectivamente.

Otros grandes valores, como Telefónica o Iberdrola , terminaron sucumbiendo a la corriente de ventas con caídas cercanas al 2,5 por ciento.

Repsol cedió un 2,8 por ciento mientras su filial argentina YPF se desplomaba un 16 por ciento en Buenos Aires porque los inversores temen que el Gobierno argentino tome control de la compañía, que ha perdido más de un cuarto de su valor de mercado en lo que va del año.

Otros valores del Ibex que protagonizaron las caídas fueron Ferrovial (-6,4%), Bankinter (-5,8%) o la constructora Sacyr-Vallehermoso (-5,6%).

Sólo tecnológicas como Amadeus o Indra escaparon por los pelos a la sangría del Ibex, revalorizándose un 0,17 por ciento y un 0,02 por ciento, respectivamente. (Información de Jose Elías Rodríguez; editado por Jesús Aguado)