Sacyr, contra las cuerdas para refinanciar Repsol in extremis

viernes 16 de diciembre de 2011 14:14 CET
 

Por Carlos Ruano

MADRID, 16 dic (Reuters) - El calendario corre deprisa para Sacyr y a solo cinco días del vencimiento del crédito de 4.900 millones de euros asociado a su participación del 20 por ciento de Repsol, la constructora probablemente se verá obligada a asumir fuertes pérdidas si quiere garantizar su supervivencia.

Fuentes próximas a la renegociación del crédito aseguran que el sindicato de bancos liderado por Santander, Bankia y Citigroup ha tensado las negociaciones lanzando a Sacyr el mensaje de que no está dispuesto a refinanciar el 100 por ciento del crédito y que la constructora debe asumir el coste de vender alrededor de la mitad de su participación si quiere una prórroga para el resto del crédito.

El sindicato bancario, a la vista de las duras condiciones impuestas a las entidades de crédito y de la crisis de liquidez y deuda en la eurozona, es el primer interesado en una solución favorable para Sacyr habida cuenta de que el fracaso en la refinanciación podría tener consecuencias importantes sobre sus balances si se ve obligado a ejecutar las garantías en acciones.

Sacyr, que invirtió 6.500 millones de euros en la compra del 20 por ciento de la petrolera, ha encontrado dificultades para vender a un socio industrial una participación de entre el 8 y el 10 por ciento sin incurrir en importantes minusvalías.

La importancia de la inversión en Repsol - que ha provocado una batalla encarnizada entre los principales accionistas y directivos de la firma - llevó incluso al reciente relevo del presidente de Sacyr.

A precios del viernes, la participación del 20 por ciento tiene un valor de mercado de 5.400 millones de euros, por lo que la constructora habría de asumir una pérdida del 17 por ciento.

Con una deuda neta de 11.391 millones de euros, sin activos disponibles para vender (la mayoría de los que posee están pignorados) y una escasa generación de caja, la compañía no puede permitirse esperar mejores precios para vender hasta la mitad de su participación con el fin de amortizar parte del crédito y conseguir la refinanciación del resto.

Al margen del crédito por Repsol, Sacyr, afectada por la brusca desaceleración en obra pública y civil, enfrenta vencimientos de 575 millones de euros en 2012 y de 952 millones en 2013.   Continuación...