PREGUNTAS & RESPUESTAS- El dilema del banco malo en España

miércoles 14 de diciembre de 2011 17:27 CET
 

Por Jesús Aguado y Tomás Cobos

MADRID, 14 dic (Reuters) - Ante la pesada digestión del ladrillo que está viviendo la banca española y la consiguiente parálisis del crédito, han aumentado las voces que apuntan a la necesidad de que el nuevo Gobierno español cree un 'banco malo' nacional en el que agrupar los activos tóxicos ligados al sector inmobiliario.

Los expertos consultados coinciden en que la limpieza de la banca mediante este método reactivaría la concesión de créditos al tejido empresarial y a los hogares y recuperaría la confianza de los mercados independientemente de la nomenclatura y formato que finalmente lleve el vehículo de activos dañados.

La alternativa del banco malo, no obstante, choca con un problema fundamental: dónde obtener la financiación, teniendo en cuenta la inapetencia de riesgo en el mercado y las mayores exigencias de capital a la banca, la imperiosa necesidad española de reducir el déficit y la insuficiencia de capital con que cuentan el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) (financiado por la banca) y el estatal Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

A continuación analizamos diferentes aspectos sobre la posibilidad de crear un banco malo.

¿CUÁL ES LA FINALIDAD DEL BANCO MALO?

La finalidad de la creación de un 'banco malo' es permitir que las entidades puedan liberar de sus balances una parte importante de los 176.000 millones de euros que tienen en activos problemáticos del sector inmobiliario (dudosos y adjudicados). Esta cifra supone un 52 por ciento de la exposición total a promoción inmobiliaria, según datos del Banco de España a junio de 2011.

De esta forma se establecería un cortafuegos que permita a bancos y cajas concentrarse en la concesión de créditos, un elemento clave para reavivar la economía. De dicha cantidad, los bancos ya han provisionado una media del 33 por ciento (58.000 millones).   Continuación...