10 de noviembre de 2011 / 8:04 / en 6 años

RPT-ANÁLISIS- El ladrillo, material diferencial de banca España

(se reenvía sin cambios nota difundida originalmente el 9 de noviembre)

* Ladrillo lastra balance de banca española, especialmente pequeñas entidades

* Gana adeptos idea de crear banco malo o vehículo para agrupar activos tóxicos

* Vencimientos suponen otro desafío ante alza de la prima de riesgo

* Santander negocia venta de un lote de activos inmobiliarios - fuentes

Por Jesús Aguado

MADRID, 10 nov (Reuters) - En un momento en el que la banca europea tiene centrada su atención en un proceso de recapitalización para reforzar sus balances por su exposición a la deuda soberana de los países periféricos de la eurozona, el principal problema de la banca española sigue siendo la búsqueda de fórmulas para reducir su elevada exposición a los dañados activos inmobiliarios.

"El verdadero lastre, tanto de la economía española como del sector financiero español, es que las entidades no conceden créditos y para desactivar esta situación hay que empezar a digerir los activos inmobiliarios de una vez por todas. En comparación con ello, las necesidades de capital de la banca española identificadas en Europa son un problema menor", dijo Ángel Berges, consejero delegado de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Este experto consideró que la propia capacidad de generación de resultados y la optimización de sus recursos propios de los cincos bancos sistémicos españoles --para los que la Autoridad Bancaria Europea (EBA) identificó necesidades de capital de 26.161 millones de euros-- deberían ser suficientes para cumplir las nuevas exigencias sin apelar a fondos públicos ni apenas recurrir a los mercados para captar capital.

Entretanto, en la banca española se van acrecentado las voces que apoyan la idea de la creación de un banco malo nacional o de algún tipo de vehículo que agrupe los activos inmobiliarios problemáticos, que apenas se han logrado rebajar en un año en 5.000 millones de euros hasta situarse en 176.000 millones de euros a junio de 2011.

"No sé cuál será la fórmula elegida para sanear el balance de las entidades pero es necesario que los activos inmobiliarios salgan de los bancos y se cedan a verdaderos profesionales, que son los promotores inmobiliarios para que gestionen unos activos que consumen capital. Hay que hacer algo y jugársela ya", dijo el directivo de AFI.

El viernes pasado, el vicepresidente de Caixabank, Juan María Nin, manifestó que vería con buenos ojos que el nuevo Gobierno que salga de las elecciones del próximo 20 de noviembre impulse la creación de una especie de banco malo para sanear el balance de las entidades.

De momento los banqueros consultados coinciden en que todavía no se ha encontrado la fórmula para llevar a cabo este proceso de saneamiento.

Un ejecutivo de un banco de inversión en España considera que es necesario que en España se cree una especie de banco malo al estilo alemán que permita agrupar los activos tóxicos en una nueva entidad a cambio de deuda pública, de tal forma que las pérdidas se difieran por un período de 20 años.

"Esta entidad financiaría estos activos con deuda pública que además consumiría menos capital. Una parte del quebranto lo asumirían las arcas públicas y otra parte los accionistas de las entidades en su parte correspondiente de tal forma que el reparto se haría de la forma más justa posible", agrega este experto.

Esta fórmula de asunción de parte de las pérdidas por parte del sector público es especialmente delicada en un momento en el que los países de la eurozona se encuentran en un proceso de reducción de déficit y deuda pública.

Nin tampoco dijo el viernes pasado cuál sería la fórmula elegida si bien señaló que era clave que se hiciera una valoración correcta de los activos inmobiliarios que cada una de las entidades aportase a esta nueva entidad .

La inactividad casi total en las transacciones unida a la paralización del crédito inmobiliario y promotor han dejado huérfanos de referencias los estudios para tratar de establecer un precio de mercado. Algunas estimaciones sitúan la caída del precio de la vivienda en España desde principios de 2008 en el 30 por ciento y los analistas ven complicado profetizar cuándo se tocará fondo, en un contexto de persistente desconfianza entre los consumidores y acceso selectivo a hipotecas.

Las provisiones de los bancos ya contemplan de media caídas de en torno al 30 por ciento en los activos inmobiliarios, pero unas caídas mayores exigirán un mayor esfuerzo provisionador.

En este sentido, Berges reconoce que "es imposible poner ahora mismo los activos inmobiliarios a precios de mercado porque no hay mercado y quizá haya que encontrar un punto intermedio entre el valor contable y el de mercado pero hay que actuar".

El consejero delegado de Banco Sabadell , Jaime Guardiola, reconoció recientemente que quizá ha llegado el momento de crear un banco malo tras la concentración bancaria registrada en España y recordó que la banca ha provisionado ya más de 100.000 millones de euros por su riesgo inmobiliario. Esto permitiría no tener que hacer unos descuentos tan elevados en la valoración de estos activos.

En la línea de lo planteado por el banquero de inversión, Guardiola manifestó que los activos se podrían agrupar en una entidad que sería comprada por un fondo estatal con un descuento sobre la valoración de la banca y que pagaría con bonos del propio fondo.

"Esto permitiría desagregar de los balances bancarios los 200.000 millones de euros que la banca todavía no ha provisionado, lo que a medio plazo permitiría normalizar el crédito en España", dijo Guardiola.

Algunos analistas señalan que a más largo plazo los importes que deberán provisionarse pueden ser incluso mayores, ya que en el último año muchas entidades han facilitado la refinanciación a empresas inmobiliarias para retrasar la morosidad y evitar el peor de los males: un agujero mayor en sus balances y por tanto un mayor consumo de capital.

MERCADO EXIGE ALTOS DESCUENTOS EN VENTA DE ACTIVOS

Una de las vías que contemplan las entidades financieras para captar capital y cumplir con la EBA es la venta de activos inmobiliarios, aunque esta vía parece complicada dada la iliquidez de este mercado.

Banco Santander, que tiene en España una cartera inmobiliaria total de 8.559 millones a septiembre, podría enfrentarse a descuentos de hasta el 60 por ciento, según fuentes del sector, en la venta de lote de activos inmobiliarios por 3.000 millones que quiere vender en uno o varios grupos.

"El Santander ha estado sondeando al mercado para vender estos activos en varios lotes pero se han llegado a manejar descuentos de hasta el 60 por ciento y de momento parece que está parado", manifestó un banquero.

Otra fuente explicó que Santander había puesto en venta un lote de activos inmobiliarios por 1.000 millones de euros y que fondos de Morgan Stanley habían sido seleccionados para hacer un análisis en exclusiva de los activos.

Una portavoz de Santander no quiso comentar esta información.

En la pasada presentación de resultados, el consejero delegado de esta entidad, Alfredo Sáenz, negó que la entidad estuviera intentando vender activos inmobiliarios por importe de 3.000 millones y se limitó a decir que seguía la práctica habitual de dar salida a estos activos con descuentos en torno al 28 por ciento.

ENTIDADES PEQUEÑAS EXPUESTAS Y SPREADS PENALIZAN

En lo que ha sido un nuevo capítulo de las debilidades del sistema financiero español, Banco de Valencia reconoció el lunes un déficit de capital, poniendo de nuevo en duda la capacidad de las entidades españolas para aguantar el impacto de la crisis inmobiliaria.

"Las entidades pequeñas habían asumido riesgos muy superiores a sus recursos propios y esto es lo que estamos viendo ahora. Además, esto contribuye a poner en duda si el capital de las entidades pequeñas es suficiente porque al final esta es la clave de los bancos", manifestó Javier Galán.

En este contexto también se inscribiría la compra de Pastor por parte de Popular y la intervención de la CAM , actualmente en proceso de subasta por sus elevadas pérdidas en el sector promotor de vivienda .

En lo que coinciden la mayoría de los analistas es en el papel especialmente negativo que ha jugado la crisis de deuda soberana en Europa al agravar el problema de base del ladrillo, teniendo en cuenta las abultados vencimientos de 130.000 millones de euros que afronta la banca española en 2012.

"Donde vas se van a ver perjudicadas las entidades españolas es en los diferenciales, en los incrementos de los costes de financiación, en un momento en el que los mercados de financiación están prácticamente cerrados, y al mismo tiempo en la menor valoración de la deuda pública española en el mercado", dijo Nuria Álvarez, analista de banca de Renta 4.

Esta experta señaló que esta situación podría hacer que aumentaran las necesidades de capital de la EBA.

"La clave es determinar por cuánto tiempo se va a mantener esta situación para saber si los últimos cálculos de precios de mercado de las carteras de deuda pública por parte de la EBA a septiembre se quedan obsoletos", agregó.

Además, de los 26.000 millones estimados por la EBA para el alcanzar un core capital Tier-1 del 9 por ciento, el director del centro del sector financiero de PwC, Luis de Guindos, señaló que si se hubieran se hubieran aplicado las exigencias de capital a todo el sector financiero español, incluyendo bancos medianos y cajas, el déficit de solvencia habría ascendido a 35.000 millones, poniendo de nuevo el foco en las entidades de menor tamaño. (Información de Jesús Aguado; editado por Tomás Cobos)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below