12 de enero de 2017 / 14:35 / hace 8 meses

Montoro se fija como prioridad reducir una deuda pública española disparada

MADRID, 12 ene (Reuters) - La política económica del Gobierno español tendrá como prioridad en esta legislatura la reducción de una deuda pública en niveles récord, dijo el jueves el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, augurando que el país podrá dar carpetazo a la crisis en cuatro años.

“La legislatura tiene mucho mejor aspecto (...) nada que ver con lo que hemos vivido”, dijo Montoro durante una comparecencia parlamentaria, en la que dio por hecho que el problema del elevado déficit público español se resolvería en este período con un crecimiento “sano y saludable” y creando empleo.

“Ahora la prioridad tendrá que ser que se desapalanque el sector público, que es el que hoy mantiene un nivel de deuda muy alta, el más alto de nuestra historia (...) una vez que sector privado ha vivido un formidable desapalancamiento de 45 puntos del PIB”, declaró.

La previsión del Ejecutivo es que el pasivo de las administraciones públicas cierre 2016 en el 99,4 por ciento del PIB, mientras que para este año la estimación es del 99,0 por ciento. Antes del comienzo de la crisis, en 2007, la deuda pública española equivalía al 35,5 por ciento del PIB.

El ministro dijo que el proyecto del Gobierno era mantener un ritmo de crecimiento del gasto público inferior al del crecimiento económico y alcanzar una recaudación suficiente para poder reducir el impuesto sobre la renta (IRPF) “a lo largo de la legislatura”.

Sobre los datos de recaudación tributaria en 2016, Montoro dijo que tanto el IRPF (unos 72.000 millones de euros) como los impuestos especiales (alrededor de 20.000 millones) alcanzaron niveles similares a los de 2007, mientras que el IVA habría incluso superado la cifra previa a la crisis en unos 7.000 millones de euros, hasta alrededor de 62.000 millones.

Sin embargo, subrayó que el impuesto de sociedades se había quedado claramente atrás, recaudando alrededor de 20.000 millones de euros, menos de la mitad de lo que lo hacía hace nueve años, y por eso justificó la reforma fiscal que introdujo a finales de 2016 para incrementar los ingresos procedentes de las grandes empresas.

LUCHA CONTRA LA MOROSIDAD Y EL FRAUDE

En materia de morosidad, el ministro lanzó además una advertencia, adelantando que el Gobierno podría penalizar fiscalmente a las grandes empresas que “abusen” de su tamaño a la hora de forzar condiciones de financiación a las más pequeñas.

También avanzó la intención del Gobierno de presentar pronto un proyecto de ley sobre la lucha contra el fraude, además de la decisión de acometer la aplazada reforma de la financiación autonómica, de la que dijo que había que “reinventarla”.

Respecto a los presupuestos para 2017, Montoro dijo que serían “exigentes” y los más difíciles de la legislatura, al tener que reducir el déficit público de un nivel previsto para 2016 de un 4,6 por ciento del PIB al 3,1 por ciento, y apeló a la necesidad de pactar con otros grupos ante su minoría parlamentaria.

“Tenemos la obligación de ser ambiciosos en cuanto que el objetivo es la derrota definitiva de la crisis, y ahí tenemos que encontrarnos más allá de las diferencias ideológicas”, declaró, sin dar detalles sobre el estado de la negociación con otros partidos. (Información de Blanca Rodríguez, editado por Andrés González)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below