Telepizza se hunde en su regreso al parqué diez años después

miércoles 27 de abril de 2016 11:41 CEST
 

MADRID, 27 abr (Reuters) - Telepizza regresó el miércoles a la bolsa española con fuertes caídas, superiores al 10 por ciento hasta los 6,87 euros por acción, frente a un precio de referencia de 7,75 euros.

La operación ha captado 118,5 millones en una Oferta Pública de Suscripción (OPS) con la emisión de 15,3 millones de nuevas acciones y otros 431,5 millones de euros mediante la colocación de 55,7 millones de acciones existentes en una OPV.

Las órdenes de compra han superado en 2,5 veces el tamaño de la oferta, dijo el presidente ejecutivo de Telepizza, Pablo Juantegui, durante una presentación en la bolsa de Madrid.

La compañía vuelve a bolsa tras una década de ausencia con un 'free float' del 67,4 por ciento, que se podría elevar hasta un 74 por ciento en caso de ejercerse al completo la opción del 'green-shoe', que comprende otros 13,4 millones de acciones.

Contando con un crédito subordinado que se convertirá en capital al mismo precio del debut bursátil, la capitalización inicial de Telepizza rondará unos 780 millones de euros.

La empresa de restauración se estrena en bolsa con un endeudamiento de 287 millones de euros, tras reducir su apalancamiento en la operación desde los 390 millones de euros que registraba a finales de 2015.

Con el debut bursátil, el fondo Permira y la familia Ballvé, principales accionistas de Telepizza, han diluido su participación hasta un 12,8 por ciento, y podrían reducirla aún más de ejecutarse el 'greenshoe'.

Permira y Ballvé se han comprometido a un acuerdo de 'lockup' durante 180 días, mientras el equipo gestor mantendrá el mismo compromiso durante un año.

La empresa de envío de pizzas a domicilio se ha convertido en la primera sociedad en atreverse a saltar al parqué en 2016, tras una mejora en las condiciones en los mercados financieros.

Telepizza, que facturó 492 millones de euros en 2015 con un Ebitda de 57,7 millones de euros, no repartirá dividendo en 2016 ni a medio plazo, y prevé incurrir en pérdidas en 2016 por la amortización de intangibles, cambios regulatorios y costes no recurrentes, entre otros elementos. (Información de Emma Pinedo, Editado por Andrés González)