Rajoy y Puigdemont retoman relación institucional constatando "profundas discrepancias"

miércoles 20 de abril de 2016 20:48 CEST
 

MADRID, 20 abr (Reuters) - El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, y el de la Generalitat catalana, Carles Puigdemont, mantuvieron el jueves una esperada reunión que puso fin al bloqueo existente en su relación institucional, pero que sirvió para constatar sus diferencias sobre el plan independentista de Cataluña.

Tras su cita en la Moncloa, el jefe de gobierno catalán dijo que, aunque la reunión se produjo en un "clima de cordialidad formal y normalidad institucional", se evidenciaron "algunas profundas discrepancias", especialmente sobre el plan de la Generalitat de convertir a la región a un estado independiente.

"(Rajoy) está en las antípodas de mi planteamiento", dijo Puigdemont, destacando el rechazo del presidente conservador al plan catalán de realizar un referéndum soberanista.

Por su parte, Rajoy reiteró su rechazo al plan soberanista catalán, cuya hoja de ruta prevé proclamar la independencia en poco más de un año.

"Vamos a seguir defendiendo la unidad de España, la soberanía nacional", dijo Rajoy ante la prensa, añadiendo que los vicepresidentes de los dos Ejecutivos se reunirán próximamente para dialogar sobre 46 propuestas de Puigdemont que abarcan diversas cuestiones desde la consulta independentista hasta la acogida de refugiados.

Puigdemont, que considera que tiene legitimidad por tener el Parlamento mayoría independentista, reclamó asimismo la paralización de los recursos del Ejecutivo ante el Tribunal Constitucional para frenar las iniciativas independentistas catalanas.

Cataluña representa casi una quinta parte del PIB total español. Una mayoría de sus 7,5 millones habitantes está a favor de celebrar una consulta de autodeterminación, aunque los que prefieren que la región siga formando parte de España superan a los independentistas, según las encuestas.

Durante la sesión de control celebrada esta mañana en el Parlament, Puigdemont, ferviente separatista, había dicho que acudía a su cita con Rajoy fue "con un razonable escepticismo, un prudente optimismo y con la corrección institucional que este Gobierno siempre ha tenido".

Se trata de la primera reunión oficial de Rajoy y Puigdemont desde que el presidente de la Generalitat catalana asumió el cargo a principios de enero, después de que el hasta entonces líder catalán Artur Mas diera un paso a un lado para poner fin a un bloqueo de varios meses que casi llevó a la repetición de las elecciones autonómicas.

La última reunión de Rajoy y Mas se remontaba a julio de 2014.

El 'impasse' que vivió la política catalana se está repitiendo actualmente en el ámbito nacional, sin que los partidos hayan sido capaces de pactar un Gobierno cuatro meses después de las elecciones generales de diciembre, lo que aboca a los españoles a volver a las urnas a finales de junio. (Información de Blanca Rodríguez; editado por Tomás Cobos)