28 de septiembre de 2015 / 13:25 / hace 2 años

ACTUALIZA 1-Diálogo, la palabra más dicha tras el 27S

* Rajoy repite que solo negociará “dentro de la ley”

* Todos los partidos piden negociación

* De lo contrario, riesgo de que la situación se encone

* El desplome del PP, un aviso para las generales (Cambia titular, reenfoca información, añade citas de Rajoy, analistas y otros políticos)

Por Carlos Ruano y Raquel Castillo

MADRID, 28 sep (Reuters) - El resultado de las elecciones autonómicas en Cataluña tuvo el lunes lecturas diferentes sobre el deseo de independencia de los catalanes, pero la práctica totalidad de los partidos implicados coincidían en la necesidad de recuperar el diálogo.

La incuestionable victoria de la opción independentista con una mayoría absoluta en escaños, pero no en votos, no impactó en unos mercados que parecen dar pocas probabilidades de éxito al proceso secesionista y miran a las elecciones generales de diciembre en busca de un diálogo que parece inevitable para reconciliar a las sociedades nacional y catalana.

“El balance es una Cataluña fracturada, tensionada, inflamada, con sensación de agravio, que va a ser difícil corregir si ninguna de las dos partes da su brazo a torcer”, dijo el sociólogo José Juan Toharia, presidente de Metroscopia.

No pocos analistas creen que muchos catalanes votaron independentismo para forzar una negociación conscientes de la imposibilidad legal de una declaración unilateral de independencia. De hecho, algunos sondeos mostraban que una mínima parte de los electores consideraba esta posibilidad.

“Todos los datos indican que la gran parte de los que han votado a Junts pel Sí no ha sido por la independencia, sino por dar una patada al Estado español, para decir ‘no’ a lo que están haciendo y, ahora, a negociar”, añadió Toharia.

El vencedor, la agrupación Junts pel Sí que quiso dar carácter plebiscitario al voto y que aunó bajo el deseo soberanista intereses tan dispares como los de los conservadores de Convergència y los secesionistas de Esquerra Republicana, reiteró que ha recibido el mandato para poner en marcha la “hoja de ruta” hacia la independencia en un plazo de 18 meses.

Sin embargo, también se mostró dispuesta a escuchar cualquier cambio de posición en el gobierno central o, incluso, entre las autoridades europeas.

“Es muy importante que haya una reflexión desde los otros sectores, sea estatal o europeo para ver qué ha pasado aquí, lo que no sería concebible es que siguiese sin pasar nada (...) ahora hace falta que alguien en el otro lado descuelgue el teléfono o nos reciba en sus despachos”, dijo Raúl Romeva, cabeza de lista de JPS.

“La reacción que vendrá tanto del estado como de la UE (..) vamos a estar expectantes y obviamente abiertos a cualquier diálogo y negociación que podamos abrir”, añadió.

Otros partidos políticos, desde la que se ha consolidado como segunda fuerza en el parlamento regional con 25 escaños (Ciudadanos) hasta los socialistas catalanes o la agrupación abrigada por Podemos (partidaria del derecho a decidir), hicieron hincapié en la necesidad de retomar las negociaciones.

“Vamos a seguir unidos para garantizar que podemos regenerar la política y que a partir de ahora habrá cambios políticos importantes y que se iniciará una nueva etapa política de diálogo y de consenso en Cataluña”, dijo la candidata de Ciudadanos Inés Arrimadas.

Aunque siempre ha habido aproximadamente un 30 por ciento de catalanes clamando por la independencia, el movimiento se disparó después de que el Constitucional abortase en 2010 un estatuto que fue validado no solo por el parlamento catalán, sino también por el nacional. A partir de entonces, el gobierno central rechazó en varias ocasiones cualquier diálogo con la región sobre hipotéticas concesiones fiscales como las que existen en el País Vasco. Muchos consideran que, si se ignora el resultado electoral, las posiciones solo pueden enconarse más.

“O encontramos entre todos una solución o el independentismo no hará más que crecer y finalmente (será) una situación insostenible para todos”, dijo el candidato socialista Miguel Iceta, que pidió no ignorar los resultados y plantear una reforma constitucional en pos del federalismo.

NO DURANTE MI GUARDIA

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no dio la lectura oficial de las elecciones hasta pasada la una y media de la tarde del lunes y en su corta intervención advirtió de que solo está dispuesto a negociar dentro de la ley.

“El gobierno de la Generalitat va a encontrar toda la colaboración de este gobierno (...) Hay muchas cosas de las que se puede hablar”, dijo Rajoy, para quien la elección mostró la “pluralidad” de Cataluña.

Sin embargo, a tres meses escasos de las elecciones generales, se aferró de nuevo al marco legal: “Mientras sea presidente (...), el gobierno de España seguirá velando porque se respete el estado de derecho y la libertad de todos”.

Aunque el propio Rajoy ha admitido en los últimos meses la posibilidad de una reforma constitucional que piden la inmensa mayoría de los partidos, siempre defiende el actual concepto de estado, descartando sistemas federalistas distintos al autonómico.

En este sentido, cobra una especial importancia el resultado de las generales, con los sondeos apuntando a una gran diversidad parlamentaria que eliminará previsiblemente la mayoría absoluta actual y requerirá una política de consenso.

Mientras Ciudadanos parece disparar sus expectativas para las nacionales y el PSOE se felicita de un resultado mejor que el previsto en los sondeos, el PP ha perdido la mitad de sus asientos en el Parlament, con un 8,5 por ciento de los votos en la segunda región más poblada del país, quizás insuficiente para aspirar a gobernar el país.

Información adicional de Tomás Cobos, Inmaculada Sanz; Editado por Inmaculada Sanz

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below