Consejo de Pescanova insta a acreedores y accionistas a llegar a acuerdo

miércoles 2 de septiembre de 2015 16:33 CEST
 

MADRID, 2 sep (Reuters) - El consejo de administración de Pescanova instó el miércoles a sus accionistas y los bancos acreedores de la sociedad a alcanzar un acuerdo en el proceso de reestructuración del capital, después de que los primeros presentaran una propuesta alternativa pidiendo una mayor participación en la empresa reflotada.

Pescanova celebra a finales de septiembre una junta de accionistas extraordinaria para aprobar la conversión del grupo de congelados en Nueva Pescanova, que contempla que los bancos acreedores se hagan con el 80 por ciento de la nueva sociedad, según el convenio aprobado.

Según la propuesta que cuenta con el visto bueno de los acreedores, a los actuales accionistas les correspondería solo un 5 por ciento en conjunto si no aportan más capital en la ampliación que se va a llevar a cabo para materializar la remodelación del accionariado.

No obstante, un grupo de accionistas minoritarios ha incluido una propuesta alternativa en la convocatoria de la junta para que se eleve del 5 al 20 por ciento el porcentaje de control que tendrán los actuales accionistas de la nueva empresa reflotada.

La alternativa presentada argumenta que, dado que Pescanova va a aportar a Nueva Pescanova 100 millones de euros con los que no se contaba anteriormente, se puede reducir en 30 millones la parte de la ampliación que tendrían que aportar los acreedores "sin perjudicar la reestructuración", manteniendo además la participación de dichos acreedores en el 80 por ciento.

"Este Consejo exhorta a las partes, accionistas y G7 (bancos acreedores), a alcanzar un acuerdo (...) respetando en todo caso la integridad del grupo PVA y sin promover en ningún caso medidas por parte de unos y otros que pudieran plantear un riesgo de liquidación", dijo el comunicado remitido a la CNMV.

El consejo de Pescanova admite que no puede poner objeciones a la petición de los accionistas puesto que es muy similar a otra propuesta que el mismo órgano planteó en el pasado, pero desistió de someterlo a votación al no contar con el apoyo de los acreedores.

"Esta propuesta adolece del mismo defecto que hizo que el Consejo desistiera de presentar la suya a la junta, y es que sin el acuerdo de los acreedores principales, el G7, se podría exponer al grupo a un escenario de incertidumbre y confrontación impredecible, tal y como se menciona en ese mismo punto anterior", dijo el consejo.

Pescanova, uno de las compañías señeras de Galicia, tuvo que solicitar concurso de acreedores después de una crisis de gestión que afloró deudas superiores a los 3.600 millones de euros y un agujero patrimonial de casi 1.700 millones de euros.

El grupo, cuyas acciones siguen suspendidas de cotización en bolsa, anunció a finales de julio que en el primer semestre de 2015 sufrió pérdidas de 25 millones de euros, aunque aumentó sus ventas un 15 por ciento. (Información de Emma Pinedo; Editado por Tomás Cobos)