Aerolíneas unen fuerzas para presionar a la UE para que les ayude a reducir costes

miércoles 17 de junio de 2015 18:58 CEST
 

Por Julia Fioretti

BRUSELAS, 17 jun (Reuters) - Las cinco aerolíneas más grandes de Europa dejaron de lado sus diferencias el miércoles para instar a la Unión Europea a que hiciera más para disminuir las tasas aeroportuarias y los impuestos.

Las aerolíneas urgieron a la Comisión Europea a que redujese las tasas de seguridad, que eliminase los cargos por pasajero y los "irracionales" impuestos medioambientales, y que garantizase que las huelgas de los controladores aéreos no le harían demasiado daño al negocio.

La iniciativa reunió a los consejeros delegados de Air France-KLM, Lufthansa, el grupo propietario de British Airways, International Airlines Group, y las aerolíneas de bajo coste Easyjet y Ryanair.

"Es un día histórico para la aviación europea, porque es la primera vez que los cinco nos hemos unido", dijo Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair en una rueda de prensa en Bruselas.

Está planeado que la comisaria de Transportes de la Unión, Violeta Bulc, revele una serie de medidas más tarde este mismo año para aumentar la competitividad en el sector.

Las aerolíneas no siempre han tenido buenas relaciones entre sí, de hecho, IAG abandonó la Asociación de Aerolíneas Europeas debido a diferencias en cuanto al enfoque de la competitividad con las compañías del Golfo Pérsico y se unió a otra asociación de líneas de bajo coste.

Pero el miércoles, las cinco parecen haber formado un nuevo grupo de presión en favor de los intereses de su sector en Bruselas.

La industria aeroportuaria rechazó los comunicados de las aerolíneas, asegurando que una reducción en las tasas aeroportuarias probablemente no se trasladaría a los consumidores.

"Las grandes aerolíneas ya tienen el almuerzo gratis, ahora también quieren la cena", dijo Olivier Jankovec, director general del Consejo Industrial de Aeropuertos de Europa. "Asumir que las aerolíneas trasladarían las reducciones en las tasas aeroportuarias a los consumidores es cuanto menos ridículo". (Información adicional de Victoria Bryan en París; Traducido por Gabriel Sánchez en Madrid)