Elecciones británicas: la nueva imagen de Ed Miliband entra en campaña

domingo 3 de mayo de 2015 15:09 CEST
 

Por William James y Guy Faulconbridge

LONDRES, 3 may (Reuters) - Si Ed Miliband llega al poder habrá logrado una de las metamorfosis más sorprendentes de las elecciones británicas recientes: convencer a millones de votantes de que pueden confiar en el impopular "Red el Rojo" ("Red Ed"), al que tachan de "raro" en las encuestas, para dirigir la quinta economía del mundo.

En un giro que ha confundido a los conservadores del primer ministro, David Cameron, Miliband ya ha dejado de lado parte de su torpeza social y ya muestra una cara resistente, más humana, riéndose incluso de algunas de sus propias imperfecciones.

Descalificado por los opositores como peligroso socialista londinense desconectado del mundo real, Miliband confía en beneficiarse de una atomización de la política británica que desbaratando el centro del espectro y abriendo espacio para los políticos menos brillantes.

Aun así, ha pulido su imagen de cara a las elecciones del 7 de mayo en un intento por librarse del que según sus oponentes es un defecto fatal: la opinión de que es demasiado estrafalario para dirigir el país.

"Tiene un traje mejor, una camisa mejor, se presenta mejor, un peinado mejor, se interesa más por la forma en que aparece ante el público", dijo el empresario multimillonario David Abrahams, que en el pasado hizo donaciones al Partido Laborista.

Tal es la mejoría de la imagen de Miliband que logró aguantar el tipo frente al político más peculiar de Gran Bretaña, el alcalde de Londres, Boris Johnson, en una entrevista conjunta a menos de dos semanas antes de la elección.

"No se ponga nervioso", le soltó Miliband a Johnson, quien no parecía preparado para encontrarse con un Miliband que mezcló una mirada de acero con un menosprecio afable del hombre del que los conservadores esperan que pueda impulsar a Cameron en las encuestas.

El duro año pasado de Miliband incluyó una caótica visita a Escocia, donde fue abucheado por los opositores en un referéndum sobre la independencia, un discurso en la conferencia laborista donde se le olvidó mencionar el déficit y un fallido complot para derrocarlo como líder.   Continuación...