Hablar de Grecia con dureza no bastará para impulsar a Irlanda y España en casa

lunes 2 de marzo de 2015 19:44 CET
 

* Gobiernos de centro-derecha están bajo presión de aliados de Syriza

* Sus líderes se han apresurado a explotar repliegue del Gobierno griego

* Votantes que quieren renovación política podrían ni darse cuenta

Por Padraic Halpin y Sarah White

DUBLÍN/MADRID, 2 mar (Reuters) - El duro tratamiento de Europa al nuevo gobierno de Grecia ha aliviado algo la presión anti-austeridad en Irlanda y España, pero Madrid y Dublín podrían necesitar algo más que eso para recuperar las perspectivas de reelección.

Elegidos en 2011 cuando las crisis financieras envolvían sus respectivos países, las esperanzas de los dos gobiernos de centro-derecha de ser elegidos para una segunda legislatura corren el riesgo, entre otros desafíos, de verse empañadas por los contrarios a la austeridad alineados con el partido griego Syriza.

Ambos siguieron la línea marcada por Alemania al pedir que Grecia se adhiriese a los compromisos de su rescate, lo que supuso un golpe para Atenas, que había esperado algo de apoyo de países que también sufrieron mucho durante la crisis de la deuda.

Todo esto quedó expuesto el pasado sábado cuando el primer ministro griego Alexis Tsipras acusó a España y Portugal de liderar una conspiración conservadora para derrocar a su gobierno porque temían el surgimiento de fuerzas anti-austeridad en sus propios países.

Madrid y Lisboa se quejaron de la acusación ante la Comisión Europea.   Continuación...