El crecimiento industrial se estabiliza en febrero en la eurozona -PMI

lunes 2 de marzo de 2015 10:32 CET
 

2 mar (Reuters) - El crecimiento manufacturero de la zona euro se estabilizó en febrero, manteniéndose en máximos de seis meses, ayudado por la debilidad del euro, que impulsó los pedidos de exportación, y por el mayor ritmo de contratación, según mostró el lunes una encuesta realizada entre empresas.

No obstante, el último PMI final del Sector Manufacturero de la Zona Euro aún apuntaba a un modesto ritmo de crecimiento en las fábricas de la región.

"El sector manufacturero de la zona euro apenas se expandió en febrero, destacando el malestar que todavía se cierne sobre la economía del sector de producción de la región en su conjunto", dijo Chris Williamson, economista jefe de Markit.

"Sin embargo, a pesar de las cifras decepcionantes, queda claro que diversas partes de la economía manufacturera se están moviendo a velocidades muy diferentes, que van desde un auge céltico a un desplome galo diferentes partes de la economía de manufactura se están moviendo claramente a velocidades muy diferentes, que van desde un boom (Irlanda) a un bajón (francés)."

El PMI manufacturero se mantuvo estable en 51,0 en febrero, ligeramente por debajo de una lectura provisional publicada anteriormente que mostraba 51,1, y justo por encima del umbral de 50 que indica crecimiento.

El ritmo de expansión de la producción manufacturera -que da pistas sobre el crecimiento futuro- también fue igual que el del mes anterior.

No obstante, los nuevos pedidos para exportaciones aumentaron al ritmo más rápido desde julio del año pasado, lo que sugiere que la depreciación del euro está ayudando a impulsar la demanda del extranjero. Esto puede haber animado a las empresas a aumentar la contratación al ritmo más rápido desde abril del año pasado.

Después de que los precios de fábrica cayeran en enero al ritmo más fuerte desde mediados de 2013, el ritmo de caída disminuyó el mes pasado, lo que podría ser buena noticia para los dirigentes del Banco Central Europeo, que tratan de combatir la caída de los precios.

Con todo, un sondeo de Reuters realizado por separado esta semana mostró que sólo la mitad de los economistas esperan que el dinero inyectado por el BCE mediante compras de bonos, que empiezan esta misma semana, empuje la inflación al consumidor más cerca de su objetivo de algo menos del 2 por ciento. (Información de Rahul Karunakar; traducido por Tomás Cobos)