CORREGIDO-R. Unido investigará a proveedores de energía ante indicios de pacto de precios

jueves 27 de marzo de 2014 09:25 CET
 

(Corrige en último párrafo periodo en el que han subido los precios un 10%)

Por Karolin Schaps

LONDRES, 27 mar (Reuters) - Los reguladores británicos han recomendado una investigación completa sobre competencia en el sector de suministro energético del Reino Unido, dando el pistoletazo de salida a un proceso legal que podría partir a algunas de las grandes distribuidoras del país.

Los tres supervisores dijeron que la competencia entre los distribuidores de energía británico era escasa en parte por una posible coordinación a la hora de fijar los precios que complica la entrada de nuevos proveedores.

"Ofgem cree que la recomendación ofrece la oportunidad de que se aclaren por fin las cosas y decidir si hay nuevas barreras que impiden a los competidores presionar a la baja los precios tanto como sea posible", dijo Dermot Nolan, consejero delegado de Ofgem, el regulador de energía británico.

Las seis distribuidoras más grandes del país -SSE, Scottish Power, Centrica, RWE npower, E.ON y EDF Energy - controlan alrededor del 95 por ciento del mercado.

Los reguladores dijeron que había indicios de que estas seis grandes han coordinado sus estrategias de precios porque generalmente cambian sus tarifas al mismo tiempo, suben los precios más rápidamente que los recortan y los beneficios de todas ellas se han incrementado.

Sus beneficios en distribución minorista han subido desde 233 millones de libras en 2009 a 1.100 millones en 2012, dijeron los supervisores.

"Hemos encontrado varios aspectos en el comportamiento de los seis distribuidores más grandes que parecen coherentes con una coordinación tácita entre ellos", dijeron los reguladores en un informe..

El primer ministro británico David Cameron pidió revisar el estado de la competencia en el sector de distribución minorista el pasado octubre tras la indignación pública provacada por las altas facturas energéticas.

Este tema se ha convertido en arma política a un año de unas elecciones parlamentarias en las que todos los partidos están tratando de canalizar el descontento social por los elevados recibos de la luz, que han subido un 10 por ciento de media en dos años. (Editado por Kate Holton, traducción de Jose Elías Rodríguez)