El fantasma de la baja oferta persigue expansión Canal de Panamá

lunes 20 de enero de 2014 08:15 CET
 

Por Lomi Kriel y Sonya Dowsett

CIUDAD DE PANAMÁ/MADRID, 20 ene (Reuters) - La agria disputa que mantienen el Canal de Panamá y un consorcio de constructoras liderado por la española Sacyr acerca de los disparados costes de ampliar una de las vías marítimas con más tráfico del mundo se ha estado gestando desde hace varios años.

Ambas partes no logran ponerse de acuerdo sobre quién debería pagar unos sobrecostes de 1.600 millones de dólares en la construcción del tercer juego de esclusas del canal, la parte principal del proyecto de ampliación de la ruta interoceánica de 80 kilómetros que une el océano Atlántico con el Pacífico.

Este punto muerto en el centenario canal podría retrasar unas obras que persiguen duplicar la capacidad de tráfico de la ruta y atraer Panamá nuevos ingresos por miles de millones de dólares.

Entrevistas de Reuters con personas implicadas en el proceso de adjudicación del contrato en 2009, con funcionarios y cables diplomáticos filtrados revelan las preocupaciones de que el Grupo Unidos por El Canal (GUPC) no iba a poder concluir las obras con una oferta que fue 1.000 millones de dólares inferior a la de su más inmediato rival.

GUPC, participado en un 48 por ciento por Sacyr, aduce que los sobrecostes fueron causados por estudios geológicos incorrectos de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), la entidad gubernamental semi-independiente que ha gestionado la vía interoceánica desde que Estados Unidos transfirió la propiedad a Panamá en 1999.

Pero la ACP ha rechazado los argumentos del GUPC.

Un alto funcionario panameño próximo al concurso que pidió no ser identificado por la naturaleza sensible del tema, dijo que pocos meses después de haberse adjudicado el proyecto, ejecutivos de Sacyr decían que oferta se iba a desviar del presupuesto.

"La ACP supo hace unos años que las autoridades de Sacyr decían eso abiertamente, pero que se sentían protegidos por el contrato", dijo el funcionario a Reuters.   Continuación...