España aprueba ley ambiental que incluye impacto sísmico y 'fracking'

jueves 28 de noviembre de 2013 21:21 CET
 

MADRID, 28 nov (Reuters) - España aprobó el jueves una nueva ley de evaluación ambiental, que por primera vez incluirá la peligrosidad sísmica de los proyectos así como a la extracción de hidrocarburos mediante la técnica de fractura hidráulica o 'fracking'.

Esta ley, que supervisará el impacto medioambiental de los proyectos de infraestructuras y pretende agilizar sustancialmente los trámites, salió adelante con los votos del grupo parlamentario Popular, que gobierna la cámara baja con mayoría absoluta.

La peligrosidad sísmica, sea natural o inducida, fue incorporada a esta ley por los populares en la fase de tramitación, después de los centenares de microseísmos provocados relacionados con el almacén de gas subterráneo Castor.

En el caso del 'fracking', que según algunos geólogos también puede ser origen de sismicidad inducida, se trata de la primera vez que esta controvertida técnica de extracción de gas adquiere rango normativo en España pues hasta ahora no había regulación a nivel estatal.

En cualquier caso quedan excluidos "los sondeos de investigación que tengan por objeto la toma de testigos previos a proyectos de perforación que requieran la utilización de técnicas de facturación hidráulica".

El ministro de Industria, José Manuel Soria, se ha mostrado favorable al 'fracking' siempre que no entrañe peligro medioambiental dada la enorme dependencia de España de la importación de hidrocarburos.

Sin embargo, esta técnica - que inyecta agua y químicos a alta presión en el subsuelo para romper las rocas en las que se encuentra encerrado el gas y extraerlo a la superficie - es rechazada por los ecologistas e incluso ha sido prohibida en la comunidad autónoma de Cantabria y en países europeos como Francia y Bulgaria.

El 'fracking' es ampliamente utilizado en Estados Unidos y ha provocado una caída importante de los precios internacionales del gas, y en el Gobierno español se ha visto como una oportunidad para combatir la crisis económica y equilibrar la balanza energética.

En España se cree que el gas no convencional o también conocido como "shale gas" estaría distribuido a lo largo del norte del país, entre Galicia y el País Vasco. (Información de Jose Elías Rodríguez; editado por Teresa Medrano)