22 de noviembre de 2013 / 11:32 / en 4 años

ACTUALIZA 1-Bankia ve impacto por tratamiento DTAs en su capital

* Entidad se siente cómoda con capital con calendario regulatorio

* Defiende política inversión de banca española en deuda nacional

* Goirigolzarri no ve prisa para desinversión Estado en BFA-Bankia (Agrega detalles)

MADRID, 22 nov (Reuters) - El presidente de Bankia , José Ignacio Goirigolzarri, reconoció el viernes que un tratamiento más homogéneo en el ámbito europeo de sus activos fiscales diferidos (DTAs) de 7.100 millones de euros tendría un impacto muy importante sobre su balance para cumplir con las nuevas exigencias de capital que anticipa el mercado.

"Nosotros desde del punto de vista regulatorio no tenemos ningún problema (...) pero el mercado está exigiendo que cumplas con anticipación y desde este punto de vista tendría un impacto muy importante una mayor homogeneización de los activos fiscales (dentro de Europa)", dijo el presidente de Bankia en un encuentro con corresponsales de medios internacionales.

Las nuevas normativas de Basilea III contemplan un calendario gradual de hasta diez años para cumplir con las nuevos requisitos de capital (se conoce como phase-in), pero el mercado adelanta en la práctica a 2014 el cumplimiento de un ratio de capital de hasta el 8 por ciento (en lo que se conoce como ratio fully-loaded).

En la actualidad, la banca española, que tiene acumulados en torno a unos 50.000 millones de euros en DTA (por sus siglas en inglés), está intentando en sus negociaciones con el Gobierno y Bruselas preservar una parte importante de estos activos como capital gracias a una conversión parcial en créditos fiscales avalados por el Estado.

Mientras que los impuestos fiscales diferidos -originados por pérdidas fiscales o impuestos a recuperar en el futuro- empezarán a restar capital gradualmente bajo Basilea III a partir de 2014, los créditos fiscales son un colchón de la banca con Hacienda para pagar menos impuestos en el futuro y compensar pérdidas del saneamiento bancario.

Varias fuentes bancarias han manifestado a Reuters en el pasado reciente que las autoridades españolas van a permitir que los bancos preserven como capital de máxima calidad al menos 28.000 millones de euros al dejarles transformar algo más de la mitad de los llamados activos fiscales diferidos (DTAs) en créditos fiscales avalados por el Estado.

"Lo importante es que la aplicación final sea homogénea en cuanto a los componentes de los resultados (...) el Gobierno español está analizando cuál es la situación de la banca española para intentar situarla en el mismo terreno de juego (...) y antes fin de año (...) tendrá que dar su veredicto pero no tengo el volumen final", manifestó el viernes el presidente de Bankia.

Los bancos españoles llevan tiempo quejándose de que el hecho de que no se permitiese convertir los activos fiscales en créditos fiscales les ponía en una situación de desventaja con respecto a sus competidores europeos antes de encarar las pruebas de resistencia del próximo año.

Los bancos italianos ya disfrutaron de un tratamiento favorable por parte de su banco central respecto a sus propios activos en 2011.

BANKIA DICE ESTADO NO TIENE PRISA POR DESINVERTIR

Prácticamente un año después de la aprobación del plan de reestructuración de BFA-Bankia, que recibió unos 18.000 millones de euros de los algo más de 41.300 millones de euros que utilizó España de sus socios europeos, la entidad se encuentra en un proceso de gradual estabilización de su cuenta de resultados.

En este sentido, Goirigolzarri reiteró el viernes que la entidad se encontraba en la senda para cumplir con el objetivo de alcanzar unos beneficios de 800 millones de euros en 2013.

Ante las críticas que está suscitando en el mercado que las entidades españolas estén aprovechando la financiación barata que presta el BCE para embarcarse en la operativa de invertir en deuda pública nacional con mayor rentabilidad, Goirigolzarri lo defendió como una política normal de "coberturas" en un momento de estrechamiento de los márgenes financieros del sector.

"Es una política que tenemos que seguir en el futuro (...) es una manera de compensar (la cuenta de resultados) (...) que la banca comercial tenga carteras de deuda en sus balances es normal, lo tenemos ahora y lo tendremos en el futuro", aseguró.

El presidente de Bankia también confió en una recuperación gradual de los flujos de crédito y de mejoras en las condiciones de financiación en España sin aventurarse a dar proyecciones concretas.

La entidad, que también se encuentra en un proceso de desinversión de sus participaciones no estratégicas, reconoció que la mejora de la percepción de los inversores extranjeros hacia España estaba facilitando sus propios procesos de venta de activos.

"Estamos intentando sacar ventaja de esta posición, sabiendo que todas las plusvalías que sacamos van a provisiones para una política prudente (...) pero es verdad que ese apetito por España se está produciendo en los todos activos, en deuda pública y ahí la compra de extranjeros es importante", manifestó.

Goirigolzarri manifestó no había detectado "ninguna prisa" para que el Estado iniciase su proceso de inversión del 70 por ciento que mantiene en BFA-Bankia. El Estado tiene hasta 2017 para vender su participación en la entidad. (Información de Jesús Aguado; editado por Andrés González, Jose Elías Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below