12 de noviembre de 2013 / 15:33 / en 4 años

ACTUALIZA 1-Caixabank cederá dividendo Repsol a bonistas

* Dividendo por 2,5% de Repsol ascendería a 32 mlns euros

* Emisión bonos Caixa convertibles en 2,5% Repsol llega a 594 mlns

* Caixabank reforzará su capital BIS-III en 37 puntos básicos

* Caixa, presionada para redefinir su cartera participadas (Agrega detalles)

Por Jesús Aguado

MADRID, 12 nov (Reuters) - Con la prioridad puesta en reforzar sus ratios de capital, Caixabank cederá a los titulares de los bonos convertibles lanzados el martes los dividendos correspondientes a una participación del 2,5 por ciento en Repsol, dijo una fuente que ha participado en el diseño de la colocación.

"Caixabank mantiene tanto la titularidad de los derechos políticos como económicos sobre este paquete en Repsol pero al mismo tiempo ha acordado ceder en la práctica los dividendos a los bonistas", explicó esta fuente refiriéndose a una cláusula de 'pass-through' contenida en el contrato cuyos detalles todavía no se han hecho públicos.

Repsol viene pagando alrededor de un euro por acción de dividendo anual (alrededor de 32 millones de euros por el 2,5%) bajo el concepto de "scrip dividend" o dividendo elección (en efectivo o en acciones).

De esta manera, la compleja emisión de bonos cerrada el martes por La Caixa -a través de un producto estructurado que permite a los bonistas cubrirse de eventuales descensos en la acción- permitirá a los titulares de los bonos añadir, al cupón del 4,5 por ciento, el dividendo correspondiente a las acciones a cuya suscripción tendría derecho dentro de tres años.

La Caixa, que encarece el coste inicial de la emisión al renunciar al ingreso de este dividendo por el 2,5 por ciento del capital de la petrolera, ha instrumentado la operación de manera que tanto ellos mismos como los suscriptores de los bonos se cubren ante eventuales oscilaciones de la acción.

Los bonistas vendieron el mismo martes acciones prestadas de Repsol equivalentes a la participación futura a la que tendrían derecho en la conversión mientras que Caixabank se reserva el derecho de amortizar los títulos por acciones, efectivo o una combinación de ambas obteniendo así también un potencial beneficio futuro de la oscilación en el precio de las acciones.

La entidad catalana emite bonos por 594 millones de euros que podrán canjearse dentro de tres años a precios que oscilarán entre 18,25 y 22,8125 euros por acción. Los bonistas ya vendieron el martes acciones al precio mínimo para cubrir su posición ante eventuales descensos en el período.

Por el contrario, Caixabank podrá amortizar en efectivo si la acción se mueve al alza y supera el precio máximo previsto y, en el caso opuesto, se garantizará la venta a un precio mínimo de 18,25 euros.

Los bonos, con fecha de emisión prevista para el 22 de noviembre, vencerán el 22 de noviembre de 2016.

En bolsa, las acciones de Repsol se depreciaban por la tarde un 3,35 por ciento a 18,295 euros ante la presión de papel consecuencia de la colocación derivada de la emisión.

Según un informe de JP Morgan, Caixabank se decantó por este producto estructurado antes que por una venta directa de su participación total en Repsol por las actuales minusvalías de 590 millones de euros que acumula en la petrolera.

BASILEA III PRESIONA CARTERAS INDUSTRIALES

La compleja operación pone de manifiesto la obsesión de las entidades de crédito por reforzar sus ratios de solvencia antes de las próximas evaluaciones sobre la calidad de los activos y las pruebas de solvencia.

La entidad dijo que la emisión le permitirá mejorar su ratio de capital anticipado en 37 puntos básicos en términos de Basilea III para acabar 2013 por encima del 9 por ciento para cumplir con mayor comodidad con los requisitos.

Las entidades financieras tienen que disponer de un nivel de capital mínimo del 8 por ciento para cumplir con los nuevos requisitos de Basilea III que entra en vigor en su totalidad en 2019 pero que el mercado anticipa a 2014.

El nuevo entorno regulatorio introduce más presión para que La Caixa, que tiene la cartera industrial más importante de la banca española, adelgace su cartera de participadas.

La nueva normativa de solvencia internacional es más rigurosa al utilizar criterios diferentes a efectos de cómputo de capital porque penaliza tanto participaciones en entidades financieras por encima del 10 por ciento como las participaciones industriales cuando excedan el 15 por ciento sobre recursos propios computables.

Además de Repsol, Caixabank tiene un 5,6 por ciento de Telefónica y un 5 por ciento de Bolsas y Mercados Españoles, entre sus participaciones industriales.

Además, La Caixa tiene un 35 por ciento en Gas Natural.

Entre las participaciones bancarias de Caixabank también destaca un 46,2 por ciento de BPI, un 20,7 por ciento de Boursorama, un 9,1 por ciento de Erste Bank, un 16,5 por ciento de Bank of East Asia además de un 9 por ciento del mexicano Inbursa.

Además de las operaciones de gestión de balance, la banca española negocia con el Gobierno en Madrid para que Europa le permita computar como capital de máxima calidad unos 28.000 millones de euros de los 50.000 millones de euros que la banca española tiene en activos fiscales diferidos.

Los activos fiscales diferidos son aquellos activos originados por pérdidas fiscales o impuestos a recuperar en el futuro cuando las entidades vuelvan a generar beneficios.

A septiembre, Caixabank tiene acumulados unos 4.700 millones de euros en activos fiscales diferidos susceptibles de ser computados como capital. (Información adicional de Andrés González; Editado por Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below