11 de septiembre de 2013 / 12:34 / hace 4 años

ACTUALIZA 1-Barroso urge a Europa a completar la unión bancaria

5 MIN. DE LECTURA

(Rescribe, añade citas, detalles)

Por Claire Davenport

ESTRASBURGO, Francia, 11 sep (Reuters) - El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, declaró el miércoles que la recuperación económica está a la vista después de casi cuatro años de crisis de deuda en Europa y urgió a los gobiernos a actuar más rápidamente para recuperar la paralizada unión bancaria.

En su último discurso anual del "Estado de la Unión" en Estrasburgo antes de las elecciones al Parlamento Europeo en mayo del año que viene, Durao Barroso no ofreció nuevas propuestas políticas pero hizo un llamamiento a los estados miembros a redoblar los esfuerzos para acabar con la inestabilidad financiera que ha llevado a una recesión prolongada y a un crecimiento persistente del paro.

"Lo que podemos y debemos hacer primero de todo es hacer la unión bancaria. Es lo primero y lo más urgente para completar nuestra unión", dijo a los eurodiputados en Estrasburgo.

Sus declaraciones son un reto implícito a Alemania, la potencia de la UE, que ha tratado de limitar el ámbito del supervisor bancario único y frenar la creación de una autoridad y fondo bancario único, citando restricciones legales y el deseo de evitar que sus ciudadanos tengan que pagar por las responsabilidades bancarias de otros.

El objetivo de crear un marco y una protección única para los alrededor de 8.000 bancos europeos, con mecanismos de desmantelamiento de los prestamistas fallidos y que protejan los depósitos bancarios es uno de los más ambiciosos y difíciles de la UE.

Responsables comunitarios y muchos economistas dicen que es crucial reforzar un sistema financiero afectado por la crisis y facilitar que la concesión de créditos vuelva a impulsar el crecimiento. Pero los intentos de aplicarlo se han visto frenados por las elecciones generales en Alemania del 22 de septiembre, y hay dudas acerca de que Berlín vaya a dar un mayor impulso al proyecto incluso cuando el nuevo gobierno ya esté confirmado.

"No se equivoquen: no hay manera de volver a la normalidad como la conocíamos", dijo Durao Barroso. "Algunas personas creen que después de esto todo volverá a ser como era antes. Se equivocan. No vamos a volver a la normalidad "vieja", tenemos que dar forma a una 'nueva' normalidad".

El portugués finaliza su segundo mandato de cinco años en noviembre de 2014 y no se espera que vuelva a ser nombrado, así que su discurso tiene una gran parte de legado.

El ex primer ministro portugués de centroderecha hizo una fuerte defensa de la gestión de la crisis en Europa antes de las elecciones del año que viene, en las que se espera que haya un aumento en los votos euroescépticos, lo que podría cambiar el equilibrio de poder en Bruselas.

Fueron los errores en la gestión de los gobiernos y los excesos de los mercados financieros los que causaron la crisis, no las políticas europeas, afirmó, lamentando la tendencia a que los éxitos se "nacionalicen" y los fracasos se "europeícen". Europa no debería ser vista como el enemigo.

Seguir Con Las Reformas

También animó a los políticos europeos a no frenar las reformas en sus economías para permitir la UE mantener su frágil recuperación.

La zona euro volvió a crecer en la primavera de este año después de su recesión más larga provocada por la crisis de deuda y bancaria que casi rompió al bloque de la moneda única.

"La recuperación está a la vista. Esto nos debe impulsar a continuar con nuestros esfuerzos (...) Se lo debemos a nuestros 26 millones de desempleados", dijo. "Con una frágil recuperación, el mayor riesgo a la baja que veo es político".

La presión para tomar medidas duras ha disminuido en Europa desde que el año pasado el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, prometiera hacer lo que hiciera falta para salvar la eurozona.

De Francia a Portugal, las dolorosas reformas exigidas por la Comisión Europea son recibidas con resistencia, mientras los políticos se muestran reacios a afrontar cuestiones como la gestión de bancos insolventes o retar los intereses de los sindicatos.

La inestabilidad en Portugal en julio, cuando el ministro de Finanzas dimitió de manera inesperada, recordó a las autoridades y a los inversores de los peligros de la inestabilidad en el sur de Europa y los retos pendientes para Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre, rescatados los cuatro por la UE.

Los planes para una unión bancaria y unos lazos fiscales más reforzados para aguantar futuras crisis también se están aguando.

Durao Barroso, trató de contrarrestar parte de estas reticencias, advirtiendo de que los mercados financieros no están completamente convencidos de que Europa haya dejado atrás sus problemas.

"En esta fase de la crisis, el trabajo de un gobierno es proporcionar una certidumbre y previsibilidad que a los mercados aún les falta", dijo el portugués. "En los últimos años hemos visto que cualquier cosa que arroje la sombra de la duda sobre el compromiso de un gobierno con las reformas se castiga inmediatamente". (Traducido por Teresa Larraz en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below