9 de septiembre de 2013 / 13:02 / hace 4 años

ANÁLISIS-El vía crucis de Telefónica en Italia

* Telefónica, con poco margen para defender posición en Italia

* Venta acciones Telecom Italia aportaría fuertes pérdidas

* Aumento participación pondría en peligro su rating

Por Robert Hetz

MADRID, 9 sep (Reuters) - “Todos los caminos llevan a Roma”. En un momento en el que los grandes del sector velan armas ante una reestructuración global del negocio, el viejo refrán empieza a inquietar a Telefónica ante el riesgo de que su socio italiano, Telecom Italia, acabe en manos de rivales internacionales deseosos de reforzar su posición en Europa.

La reciente compra del negocio de Vodafone en Estados Unidos por parte de Verizon por 130.000 millones de dólares ha sacudido el sector y ha abierto formalmente la temporada de caza de compañías iniciada por la propia Telefónica con la compra del E+ en Alemania por 8.500 millones de euros.

Con una participación indirecta del 10,5 por ciento en el gigante italiano, Telefónica podía controlar hasta ahora eventuales procesos de consolidación en el flanco sur de Europa y velar por sus intereses en Brasil y Argentina, donde Telefónica y Telecom Italia son los dos principales operadores.

Pero la posición española se ha visto debilitada estos días por el interés mostrado por otros socios de Telecom Italia de buscar comprador para sus participaciones.

El principal accionista de Telecom Italia es Telco, holding en el que la española ostenta un 46 por ciento y en el que también figuran Mediobanca, Intesa Sanpaolo y Generali. Según fuentes familiarizadas con la operación, los tres socios de la española podrían buscar un comprador para sus participaciones.. Los socios tienen plazo hasta el 28 de septiembre para dar por extinguido el actual pacto de accionistas con Telefónica.

“Es complicado para Telefónica tener una salida digna”, dijo Javier Mielgo, analista de Mirabaud en Madrid.

Con el pacto de accionistas en peligro, Telefónica podría optar por unirse a los desertores y vender su participación, pero desde un punto de vista estratégico la operación sería contraria a sus intereses en Europa y Latinoamérica y financieramente generaría pérdidas al no poder recuperar los más de 2.700 millones de euros que se estima ha invertido.

A los precios actuales, el 10,5 por ciento de Telecom Italia tiene un valor de mercado de unos 830 millones de euros. Desde que entrara en su capital en 2007, la española ha realizado provisiones de unos 1.580 millones de euros por el continuo descenso de las acciones de Telecom Italia en bolsa, según estimaciones de los analistas.

De esta forma, Telefónica rebajó el valor en libros de su participación en Telecom Italia desde los 2,6 euros por acción a 1,20 euros, pero aún dista mucho del precio actual en bolsa de 0,6 euros/acción.

Al descalabro con la cotización se suma el alto endeudamiento de Telco que, en caso de disolución de la sociedad, recaería en manos de sus socios. En su informe anual de 2012, Telefónica cifra el pasivo de Telco en 2.687 millones de euros y el valor en libros de la sociedad en 425 millones de euros.

“Telefónica estará interesada en mantener su participación en Telecom Italia porque a precios actuales, la venta supondría un incremento de su deuda en unos 500 millones de euros y nuevas pérdidas contables por el deterioro de la acción de Telecom Italia”, dijo Andrés Bolumburu, de Banc Sabadell.

MENOS MÚSCULO FINANCIERO

En 2007, Alierta no se lo pensó dos veces para actuar de caballero blanco y proteger a Telecom Italia de novios indeseados como AT&T o America Movil frustrando los intentos de ambas de entrar en el capital del grupo italiano.

Pero hoy en día, el margen de maniobra de la compañía española resulta mucho más reducido, con una abultada deuda de 50.000 millones de euros como resultado de su gira de compras entre 2005 y 2010: los activos latinoamericanos de Bell South, la operadora 02 en Europa y la operadora celular Vivo en Brasil.

“La compra de las participaciones de sus socios en Telco puede ser una opción muy cara, podría superar los 1.500 millones de euros”, dijo un analista extranjero, que no quiso ser nombrado.

Alierta sabe que tiene que cumplir su objetivo de reducir la deuda este año si no quiere perder el estatus de inversión segura (“investment grade” en inglés) de Telefónica.

Ante este reto, el grupo se ha comprometido a situar su deuda a finales de año por debajo de los 47.000 millones de euros, y la agencia de rating Moody’s advirtió el pasado viernes que un incumplimiento de este compromiso pondría en riesgo el actual rating de Baa2 de Telefónica.

“Un recorte del rating podría producirse si Telefónica se desvía de su plan de reforzamiento financiero debido a una menor generación de caja o la asunción de un incremento sustancial de la deuda por nuevas compras o planes de retribución agresivos para los accionistas”, dijo Moody‘s.

Con respecto a Telecom Italia, la opción preferible para Alierta es mantener el status quo. Ya lo dijo su jefe de finanzas, Ángel Vila, en la presentación de los últimos resultados trimestrales a finales de julio:

“Nuestra idea es mantener la inversión en Italia bajo la estructura actual e intentamos convencer a nuestros socios de estas ventajas”, dijo Ángel Vila, director financiero de Telefónica.

Vila dijo también que Telefónica no tiene previsto adquirir las participaciones de aquellos accionistas de Telco que quieren abandonar la sociedad holding.

Con esta premisa sobre la mesa, a Telefónica solo le quedarían dos alternativas: permitir la entrada de un nuevo socio que comprase las participaciones de sus actuales compañeros de viaje en Telco o fusionarse con Telecom Italia.

Esta ultima posibilidad parece descartada: “Si no hubo fusión con Telecom Italia en los últimos seis años es porque Telefónica no quiso”, dijo una fuente familiarizada con las relaciones entre Telefónica y su socio italiano.

PÍLDORA AMARGA

Los analistas dijeron que ante este dilema el escenario más probable sería que Telefónica se mantenga en el accionariado de Telecom Italia con su participación actual, con la amenaza de hacer pasar un mal trago a cualquier pretendiente que entre con intenciones hostiles en el grupo italiano.

“Con su participación en Telecom Italia, Telefónica parece bien posicionada para poder influir en la decisión final sobre el futuro accionariado de Telecom Italia, ya que (...) podría complicar cualquier intento de compra sobre Telco, TIM, la filial brasileña de Telecom Italia, o sobre Telecom Italia en su conjunto”, dijo Robin Bienenstock, analista de Bernstein Research. (Información de Robert Hetz; editado por Carlos Ruano)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below