26 de junio de 2013 / 19:04 / en 4 años

El regulador de la UE, a examen por la decisión de Vodafone y Hutchison

* Acuerdos se producen en pleno debate sobre salud del sector de telecos

* Reguladores de Competencia estudian fusiones a nivel nacional

* Acuerdos en Alemania e Irlanda probablemente se aprueben -abogados

Por Leila Abboud y Foo Yun Chee

PARÍS/BRUSELAS, 26 jun (Reuters) - Los reguladores europeos pronto se pronunciarán sobre dos adquisiciones entre compañías de telecomunicaciones por valor de 11.500 millones de euros, un examen para un sector que los ejecutivos creen que necesita concentración para compensar unas menores ventas y la inversión en redes.

Hutchison Whampoa acordó el lunes comprar la filial irlandesa de Telefónica O2 por 850 millones de euros, lo que reduciría el número de operadores a tres desde cuatro, un nivel visto comúnmente como polémico por parte de los reguladores de competencia, preocupados por las subidas de precios.

Por otro lado, Vodafone acordó comprar al mayor proveedor de televisión de Alemania, Kabel Deutschland , por 7.700 millones de euros. El acuerdo crearía un fuerte competidor para el exmonopolio Deutsche Telekom, que probablemente se verá positivamente desde el punto de vista de la competencia.

Pero también llevaría al país a una peligrosa senda de duopolio, con Vodafone y Deutsche Telekom reteniendo el control de algo más de un tercio de los ingresos móviles en Alemania y con Vodafone ganando poder en sus comunicaciones de líneas fijas.

Ambos acuerdos probablemente sean revisados por parte de la Comisión Europea en lugar de por las autoridades locales porque superan cierto tamaño o tengan grandes implicaciones más allá de las fronteras.

Ambas decisiones sentarían cátedra para futuros acuerdos. Italia, Alemania y España son cuatro mercados de móviles en los que se espera consolidación los próximos años, mientras que el gigante Vodafone estudia más acuerdos de líneas fijas en España e Italia.

Los abogados y banqueros expertos en competencia entrevistados por Reuters dijeron que creen que los reguladores aprobarían finalmente los dos acuerdos, quizás con algunas condiciones para proteger la competencia, como desinversiones en espectro radioeléctrico o el acceso mayorista de los competidosres de líneas fijas y móviles en términos justos.

Pero las revisiones supondrán un ajuste para el sector porque llegan en una lucha entre los operadores y los líderes europeos sobre cómo las regulaciones de la región han minado la capacidad de las compañías para invertir en nuevas redes más rápidas y competir mundialmente.

"Dado el panorama sobre si los grupos de telecomunicaciones europeos necesitan un mayor tamaño, tenemos una oportunidad única con estos acuerdos paralelos para examinar la receptividad de los reguladores", dijo Peter Alexiadis, un abogado de Gibson, Dunn & Crutcher LLP en Bruselas.

"Ambas decisiones se mirarán con interés por parte de las empresas para ver si los reguladores tienen en cuenta las dinámicas a largo plazo del sector en general y su salud en lugar de la tradicional mirada puesta en el impacto a corto plazo en los precios", dijo.

PRESIÓN

Antes de los últimos acuerdos, las grandes compañías habían presionado mucho para que la Comisión Europea tuviera una línea más suave sobre las fusiones, especialmente dentro de los países, para reducir el número de operadores y revertir varios años de bajadas en las ventas.

Sus esperanzas aumentaron en febrero, cuando Neelie Kroes, la comisaria de la UE para la agenda digital, respaldó la idea como parte de los esfuerzos para aprobar reformas este año hacia un "mercado único" para los servicios de telecomunicaciones en la región.

Pero el comisario de Competencia Joaquín Almunia siguió escéptico, aduciendo en febrero que no había pruebas de que los operadores inviertan más en redes u ofrezcan mejores servicios si son más grandes.

Según la ley, su oficina debe evaluar el impacto de la fusión en base nacional, no según los asuntos más amplios del sector.

"Hasta que llegue un único mercado de telecomunicaciones, la comisión seguirá evaluando los casos de competencia, entre ellos las fusiones, en el marco de los mercados nacionales", dijo Cecilio Madero, un responsable de competencia en la Comisión Europea, en una conferencia el martes.

En base a esto, la propuesta de Hutchison de comprar 02 en Irlanda supondría un mayor problema de competencia que el gran acuerdo de Vodafone en Alemania, dijeron los abogados.

Hutchison está listo para la batalla porque tuvo una revisión similar en Austria el pasado año cuando compró a Orange en un mercado competitivo de apenas 8,4 millones de personas que quedó en tres competidores.

La aprobación estuvo asegurada tras una larga revisión, pero los reguladores impusieron condiciones como la reserva de parte del espectro en una subasta para este otoño para un nuevo competidor. Hutchison tuvo que dar al operador de cable Liberty Global condiciones mayoristas favorables para iniciar un servicios de móviles, y desinvertir en activos y espectro.

En Irlanda, los abogados dicen que Hutchison buscará evitar tales condiciones aduciendo que el mercado seguirá siendo competitivo con tres operadores.

Los precios de los móviles en Irlanda siguen siendo altos comparados con otros países competitivos como Reino Unido, Suecia o Austria, dijo Antonios Drossos de Rewheel.

"El temor es que, tras la fusión, los precios sigan altos o suban", dijo.

La propuesta de Vodafone por Kabel Deutschland en Alemania crea un tipo de cuestiones diferentes a los reguladores porque une dos negocios y redes complementarios - una de móviles y otra de líneas fijas.

El acuerdo no afectaría la cuota de mercado de móviles, en la que Deutsche Telekom y Vodafone tienen cada uno un 34 por ciento de los ingresos al final de 2012, seguidos de KPN y Telefónica con un 16 por ciento cada una. En telefonía fija y banda ancha, Vodafone pasaría del 10,2 por ciento al 18,9 tras el acuerdo, según Exane BNP Paribas.

Estas cifras probablemente no asustarán a los reguladores, que se centrarán en la cuestión de la nueva relación de la compañía con Deutsche Telekom, dijo Frederik Wiemer de la firma Heuking Kühn Lüer Wojtek.

La nueva compañía sería más independiente de Deutsche Telekom porque no tendría que alquilar líneas fijas de banda ancha en los hogares. Vodafone posee ahora solo una pequeña parte de líneas de banda ancha.

"Alemania tendría dos grandes compañías capaces de ofrecer paquetes con todo incluido a los consumidores, lo cual favorece la competencia a largo plazo", dijo Wiemer. "Así que al final los efectos positivos podrían compensar el impacto negativo de la consolidación en el mercado de la banda ancha", dijo. (Información adicional de Sophie Sassard y Georgina Prodhan. Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below