ENFOQUE-Enfermeras españolas en paro buscan El Dorado holandés

miércoles 26 de junio de 2013 13:41 CEST
 

Por Marcelo del Pozo y Sara Webb

SEVILLA, (España)/LA HAYA, (Holanda), 26 jun (Reuters) - C uando el año pasado lanzó una oferta que garantizaba trabajo en Holanda a enfermeros españoles ofreciéndoles gratuitamente un curso intensivo de holandés, la empresa de contratación Roca-BHR recibió más de 800 propuestas de interesados.

De las 20 personas seleccionadas para realizar el programa - financiado por las compañías holandesas que buscaban enfermeros - once completaron el curso intensivo en siete meses en la ciudad andaluza de Sevilla antes de volar hace unas semanas a La Haya para empezar a trabajar en julio.

Con la titulación de enfermería completada, estos viajeros españoles están sobrecualificados para los puestos que van a desempeñar en los Países Bajos, aunque consideran que el desafío merece la pena dado que más de 18.000 enfermeros en España están en el paro.

La contratación del sistema sanitario público en España está congelada, algo similar a lo que ocurre en hospitales y clínicas privadas como consecuencia de la crisis económica y de los fuertes ajustes del gasto público para conseguir el ansiado equilibrio presupuestario. Con datos del sindicato español de enfermeros Satse, alrededor de 1.000 profesionales del sector nunca han encontrado trabajo en su especialidad.

"Es muy, muy difícil encontrar trabajo en España", explica María de los Ángeles Luque, de 25 años, una de las diez mujeres en el grupo de once que ha aceptado el reto de viajar a Holanda para trabajar por 1.784 euros (2.300 dólares) al mes.

María José Marín, que inició las clases preparatorias de holandés junto con su hermana gemela María Teresa, explica que cuando ellas iniciaron sus estudios hace varios años, la gran mayoría de los que se graduaban encontraban trabajo, al menos en el verano después de acabar la titulación.

"Pero la situación ha ido de mar en peor y nunca imaginé yo que iba a terminar así", explica horas antes de despedirse de sus padres y familiares en el aeropuerto de Sevilla esta joven de 23 años que lleva buscando trabajo infructuosamente con su hermana desde que acabaron sus estudios en 2011.

Un fotógrafo de Reuters acompañó a las gemelas durante su primera semana en la Haya, donde cambiaron el cuarto que compartían en casa de sus padres por una habitación temporalmente alquilada en la residencia en la que van a trabajar. Las dos más jóvenes de ocho hermanos, las gemelas hasta ahora habitantes del pueblo sevillano de Paradas, a 50 kilómetros de la capital andaluza, visitan Holanda por vez primera.   Continuación...