Tribunal de la UE da luz verde licencias musicales en varios países europeos

viernes 12 de abril de 2013 18:58 CEST
 

Por Foo Yun Chee

BRUSELAS, 12 abr (Reuters) - Las sociedades que agrupan los derechos musicales en Europa deben permitir a los artistas elegir su sociedad y crear multilicencias para varios países que estén disponibles para empresas como Amazon o Apple , tras el fallo de un tribunal que respalda el veto a los monopolios nacionales.

El Tribunal General de la UE secundó el viernes una normativa de 2008 de la Comisión Europea.

Según el sistema actual, cada país europeo tiene su propia sociedad, como la PRS de Reino Unido o la SIAE en Italia, que tratan sólo con autores de canciones y cantantes en su propio país.

En total acumulan alrededor de 6.000 millones de euros al año en dinero cobrado por la explotación de sus derechos para más de un millón de compositores y cantantes en la UE de los 27 países.

Los críticos dicen que este sistema restringe el acceso de los consumidores a la música y dificulta la llegada de los servicios innovadores que ofrecen proveedores de servicios online como Apple, Amazon y Spotify, que se ven forzados a establecer diferentes versiones según cada país y no pueden ofrecer catálogos internacionales.

El fallo del viernes llega después de que 21 de estas sociedades y su grupo paraguas CISAC desafiasen una decisión del Ejecutivo europeo en 2008 que hacía más fácil a los minoristas musicales la compra de licencias de emisión a un sólo organismo en lugar de a varias agencias nacionales.

En la misma norma, la Comisión dijo que los compositores deberían poder elegir cualquier agencia que quisieran para recaudar el dinero que perciben por los derechos de autor.

La actuación de la Comisión llegó por las quejas de la británica Music Choice y la emisora RTL de que los fans de la música podrían solo comprar canciones en su país de residencia y los minoristas adquirir licencias de los monopolios nacionales en lugar de poder acudir a un sistema de licencias paneuropeo.

La decisión del tribunal rechazó sin embargo la determinación de la Comisión de que estas sociedades habían violado las normas de competencia europeas, aduciendo que los reguladores no tenían pruebas de su supuesta mala actuación. (Traducido por Rodrigo de Miguel en la Redacción de Madrid)