Empobrecidos ibéricos estudian nuevas relaciones con Latam

jueves 15 de noviembre de 2012 13:04 CET
 

Por Angus MacSwan

CÁDIZ, 15 nov (Reuters) - En siglos pasados, la ciudad portuaria de Cádiz tuvo un papel destacado en el comercio entre España y las colonias de América Latina, con la llegada de tesoros a la Madre Patria de las minas y las plantaciones del imperio.

En las décadas más recientes, los empresarios españoles y portugueses se pasearon por el continente como parte de una ola de inversiones que llegó a conocerse como "la reconquista".

Sin embargo, los dirigentes reunidos aquí para la Cumbre Iberoamericana del viernes y sábado se enfrentan a unas relaciones que han cambiado profundamente en los últimos años. Las ex colonias podrían tener la llave de la salvación de la antigua metrópoli.

Las economías de España y Portugal prácticamente han naufragado en medio de la crisis de la zona euro. Ambas han necesitado ayuda externa para mantenerse a flote y los ciudadanos de ambos países han salido a las calles para protestar por las medidas de austeridad y la pérdida de empleo.

América Latina en su gran mayoría está prosperando, con un crecimiento medio superior al 4 por ciento en el último año. Ya no es un socio débil.

Marcar un nuevo rumbo económico y explorar nuevas oportunidades en comercio e inversión en estos tiempos difíciles será el principal objetivo de este encuentro en Cádiz.

"Antes España y Portugal decidían la agenda", expresó Ramón Pacheco Pardo, un experto en estudios sobre España, Portugal y América Latina del King's College en Londres.

"Ahora, la relación tiene más que ver con la economía, con la necesidad. España y Portugal realmente necesitan esos mercados. Es también una oportunidad para sentarse con países que saben lo que es atravesar una crisis económica".   Continuación...