13 de noviembre de 2012 / 19:03 / hace 5 años

ACTUALIZA 1-PREVIA-España en recesión espera gran impacto huelga

7 MIN. DE LECTURA

* Se espera fuerte seguimiento en industria y gran empresa, menor en pymes

* Sindicato de funcionarios CSI-F no se adhiere a huelga

* Huelga coincide con mayor descontento social por crisis, desahucios (Añade detalles servicios mínimos y otros detalles)

Por Feliciano Tisera

MADRID, 13 nov (Reuters) - En medio de un creciente descontento ciudadano por la persistencia de la recesión, duras medidas de austeridad para reducir el déficit público y una tasa de paro récord, España vivirá el miércoles su segunda huelga general en menos de un año con expectativas de un alto seguimiento.

Bajo el lema "Nos dejan sin futuro, hay culpables, hay soluciones", la huelga -convocada por los principales sindicatos españoles- coincidirá con medidas similares en otros países de la eurozona con problemas de deuda, como Portugal, Grecia e Italia. Es la primera vez que en España se celebrarán dos huelgas generales en un mismo año, tras la del 29 de marzo.

"Creo que la huelga va a tener éxito, principalmente en las ciudades y en las empresas más grandes, en donde los sindicatos están más instalados", dijo Joaquín Trigo, director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE).

La huelga llega en un momento de cierta relajación en las condiciones de financiación de España -que ya ha cubierto sus necesidades para 2012-, lo que ha permitido al Gobierno evitar por ahora la solicitud de un rescate financiero internacional que sin embargo el mercado ve como inevitable.

Fuertes recortes en sanidad y educación, subidas de impuestos, rebajas en el salario de funcionarios y una reforma laboral que abarata y facilita los despidos han sido algunas de las impopulares medidas tomadas por el Ejecutivo de Mariano Rajoy desde que asumió el cargo en diciembre pasado para tratar de cumplir los muy exigentes objetivos de déficit pactados con la Unión Europea.

Pese a que estos elementos hacen prever que esta nueva huelga cuente con un gran seguimiento ciudadano, la situación de precariedad laboral en el país - con una tasa de desempleo de más del 25 por ciento - también podría llevar a que muchos trabajadores no secunden la huelga por miedo a represalias.

"A mí me fastidia muchísimo no poder reivindicar algo en lo que creo, porque eso podría perjudicar mi situación laboral", dijo una agente comercial de una multinacional que no va a adherirse al paro y que prefirió mantener el anonimato por miedo a represalias en el trabajo.

Los sindicatos esperan en cualquier caso que una masiva adhesión y una multitudinaria afluencia de manifestantes en las marchas del 14 de noviembre den al Gobierno motivos suficientes para dar un giro a sus políticas de recortes.

"El Gobierno fracasaría si no fuera capaz de atender el clamor social que se va a expresar en el día de mañana", dijo el martes el secretario general de Unión General de Trabajadores (UGT), Cándido Méndez, en una entrevista en la Cadena Ser.

"La movilización, aunque pueda tardar tiempo, tiene sus efectos", dijo en la misma entrevista su par de Comisiones Obreras (CCOO), Ignacio Fernández Toxo.

En España, las huelgas generales suelen tener un alto seguimiento en los centros de trabajo con fuerte presencia sindical, como en las grandes empresas y en la industria, aunque mucho menor entre las pequeñas y medianas empresas (pymes).

Además de UGT y CCOO, varias centrales sindicales más se han sumado a la huelga, que sin embargo no contará con el respaldo del principal sindicato de funcionarios CSI-F, que considera que hay otras medidas más efectivas de defender los intereses del colectivo.

El acceso a los centros de trabajo por transporte público tampoco será fácil, con unos servicios mínimos pactados del 30 por ciento en trenes de cercanías, mientras hay un mínimo de un 10 por ciento de vuelos en la Península.

indignación Creciente

La huelga se produce en un momento en que la ciudadanía está especialmente sensibilizada ante cuestiones como las ayudas a un sector bancario que va a recibir un rescate internacional de hasta 100.000 millones de euros y ha llevado a cabo más de 150.000 desahucios desde el inicio de la crisis.

Tras dos recientes suicidios de personas que iban a ser expulsadas de sus viviendas, y ante la reciente presión de grupos de activistas, la banca ha decidido paralizar los desahucios bajo determinados supuestos de extrema necesidad y los principales partidos políticos se han visto en la necesidad de dar una imagen de unidad para solucionar este problema.

Dos tercios de los españoles creen además que los impuestos que pagan son excesivos y que siempre contribuyen más los que menos tienen, según mostró a finales de octubre un estudio del Centro de Investigaciones Sociológicas.

"El Gobierno debería cambiar de rumbo simplemente viendo los resultados económicos de sus políticas: una tasa de paro brutal, una contracción económica que no cesa, una opinión pública totalmente contraria a los ajustes", dijo Xavier Vence, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Santiago de Compostela.

"Si la constatación de este fracaso no le ha hecho cambiar, una buena respuesta a la huelga debería hacerles reflexionar, porque no querrán que llegue una tercera o una cuarta", señaló.

El enfado con la clase política también se ha visto en las últimas manifestaciones celebradas en los alrededores del Congreso de los Diputados, y en multitudinarias protestas de alumnos y sus padres en defensa de la educación pública.

La sanidad pública también está sufriendo recortes presupuestarios, y aunque las pensiones están entre las pocas partidas que todavía no se han visto afectadas por la tijera del Ejecutivo, crecen las voces que estiman que habrá una congelación de las mismas o una revalorización inferior a la inflación.

En cuanto a las consecuencias económicas de la huelga general, de las que el Gobierno ha advertido y por las que ha acusado de irresponsabilidad a los sindicatos, éstas serían más bien indirectas, según el director general del IEE.

"Perderemos producción e ingresos, pero es sólo un día y esto se recupera: el principal problema es que empresas o inversores desde fuera vean a España como un país inseguro para invertir y perdamos oportunidades en ese sentido", dijo Trigo. (Información de Feliciano Tisera; editado por Blanca Rodríguez y Rodrigo de Miguel)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below