10 de noviembre de 2012 / 11:58 / hace 5 años

ACTUALIZA 4-Popular hará ampliación con fuerte descuento

* Emitirá acciones a 0,401 eur/acc vs cierre viernes 1,118 eur

* Antes de anunciar la ampliación, cerró a 1,701 eur

* Banco dice descuento sobre valor teórico acciones es 31,6%

* Accionistas aprueban operación pero muestran enfado

* Banca aseguradora garantiza 2.080 mlns eur (Añade vínculo sobre banca aseguradora)

MADRID, 10 nov (Reuters) - Banco Popular realizará la ampliación de capital por 2.500 millones de euros para evitar la inyección de fondos públicos con un elevado descuento para atraer el interés inversor, según explicó el sábado la entidad en una junta en la que los accionistas mostraron su irritación por la operación y por la depreciación de su inversión.

La emisión, que pondrá a prueba el prueba el acceso de los bancos españoles a los mercados, se realizará a un precio de 0,401 euros por título, lo que según el grupo supone un descuento sobre el valor teórico sin derechos de suscripción (TERP) del 31,6 por ciento en la emisión -realizada con derecho de suscripción preferente.

Independientemente de con qué se compare el precio de emisión, el descuento ofrecido ha sido superior al que esperaban analistas consultados.

Popular, uno de los bancos más expuestos a la crisis del ladrillo español, cerró el viernes a 1,118 euros (lo que si se compara con el precio de emisión situaría el descuento en el 64 por ciento) y a 1,701 euros el 28 de septiembre (un 76 por ciento), justo antes de que conocerse el plan para ampliar capital.

El sexto banco español se ha visto empujado a realizar la operación después de obtener unos pobres resultados en la auditoría a la banca española de la consultora Oliver Wyman, que identificó una necesidad adicional de 3.200 millones de euros en el banco español para poder afrontar con garantías un escenario de mayor deterioro en la economía nacional.

El presidente de Popular, Ángel Ron, defendió la operación señalando que era la mejor forma de cumplir las exigencias de capital y preservar el valor del accionista, frente a otras alternativas como operaciones corporativas o petición de ayuda pública mediante CoCos (bonos convertibles contingentes).

"Teníamos otras alternativas y entre todas decidimos que ésta es la mejor", dijo Ron, que señaló que la petición de CoCos dejaría al banco vulnerable ante ofertas de compra de posibles competidores.

"Hay una enorme inseguridad jurídica respecto a los efectos de tomarlos (los CoCos)... no se conocen", añadió Ron.

Los accionistas aprobaron la operación pero mostraron un notable enfado por la reciente cancelación del dividendo -que el grupo prevé retomar en el segundo trimestre del año que viene- y por la ampliación, así como por la caída del valor en bolsa y la gestión de la entidad.

"No me hable usted de clima de tranquilidad... Estamos intranquilos muy intranquilos por la evolución de la cotización", dijo el accionista Carlos Coma.

"Tenemos que ponernos todos a rezar (para que salga la ampliación) porque esta práctica de rezar tampoco le es ajena al banco", indicó el también accionista Antonio Ramos Bujalance.

De hecho, un accionista que trató de alabar la gestión de la entidad recibió las increpaciones de algunos de los asistentes a la reunión.

Por su parte, Ron reconoció el "sacrificio" que se pide a los accionistas, pero se quejó del "exceso de regulación", señalando los numerosos cambios recientes de exigencias de capital, y reiteró que el escenario de estrés del ejercicio de Oliver Wyman plantea un panorama altamente improbable.

Si la emisión de Popular se suscribe de manera íntegra, la entidad pasaría al grupo de bancos sanos que no necesita recurrir a los 100.000 millones de euros que ha puesto Bruselas a disposición de la banca española.

La banca española se enfrenta a un complejo panorama por el derrumbe de una gigantesca burbuja inmobiliaria que ha dejado en manos de los bancos activos tóxicos del ladrillo por 184.000 millones de euros.

En los nueve primeros meses del año Popular experimentó un descenso de 38 por ciento en el beneficio y la entidad prevé pérdidas de 2.300 millones de euros en 2012.

TRES POR UNO

Por cada acción existente, los accionistas tendrán derecho a adquirir tres títulos nuevos, dijo Popular, que indicó que el valor de los derechos de suscripción se sitúa en 0,533 euros por títulos, mientras que el valor de la acción excluyendo el derecho sería de 0,585 euros.

Según el discurso, 15 bancos nacionales e internacionales aseguran un total de 2.080 millones de euros (más del 80 por ciento del importe de la ampliación) a 0,401 euros.

La diferencia respecto a los 2.500 millones que quiere captar el banco "consiste en los compromisos irrevocables de los accionistas de referencia".

Por tanto, los accionistas de referencia en el consejo de administración, con participación de algo más del 31 por ciento del capital, se han comprometido a suscribir la ampliación por 421 millones, lo que supone que tras la emisión tendrán conjuntamente un 23,3 por ciento del capital.

Esto significa que no todos ellos acudirán en parte proporcional a la participación que tienen, vendiendo derechos en el mercado que pueden destinar a la compra misma de las nuevas acciones.

Ron dijo que el grupo espera que el porcentaje de minoritarios en el capital, actualmente en el 47 por ciento, se mantenga al término de la emisión en niveles similares en vista de la evolución observada de la precomercialización de los nuevos títulos en su red bancaria.

La ampliación de capital, coordinada por Deutsche Bank, Santander, UBS, Merrill Lynch Bank of America y JP Morgan, se realizará previsiblemente entre el 14 y el 28 de noviembre, y admisión a negociación está prevista para el 6 diciembre.

PRECAUCIÓN EN CAMBIOS DE NORMATIVA DE DESAHUCIOS

En referencia a la decisión del Gobierno español de introducir cambios en la ley de desahucios ante el drama al que se enfrentan muchas familias en la crisis, Ron destacó que el banco solo había realizado un desahucio en los últimos tres años y que incluso en ese caso se le había ofrecido un alquiler social.

Ron dijo que se mostraba de acuerdo en que se ampliara el código de buenas prácticas en este sentido, pero advirtió de un posible efecto de mayor reducción y encarecimiento de las hipotecas, así como del peligro de perjudicar a los hipotecados que están al día en sus pagos.

"Si introducimos una modificación al calor de la situación actual que lo que hace es bonificar el impago lo que vamos a tener es más dificultades para acceder al crédito, los bancos van a financiar cada vez menor porcentaje", dijo.

"Que lo que hagamos no perjudique a la inmensa mayoría que paga", añadió, destacando que la tasa de mora en hipotecas a minoritarios es de cerca del 4 por ciento en España, baja en comparación con la insolvencia en el crédito al sector promotor. (Información de Tomás Cobos; Editado por Iciar Reinlein)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below