30 de octubre de 2012 / 15:14 / hace 5 años

El paro afecta el doble a los inmigrantes en España - informe

MADRID, 30 oct (Reuters) - La tasa de desempleo entre la población inmigrante en España duplicó en 2011 a la de los autóctonos debido al impacto de la crisis económica que está aumentando las desigualdades sociales entre ambos colectivos, según reflejó un estudio de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) presentado el martes en Madrid.

El paro, que en España sufre actualmente el 25 por ciento de la población, afectó el año pasado a un 18,4% de la población autóctona, frente a un 39,1% de desempleo registrado entre la población inmigrante. Los africanos son el colectivo más desfavorecido, con un 49,3% de sus integrantes parados, de acuerdo al estudio “Impactos de la crisis sobre la población inmigrante en España”.

El informé destacó también la incidencia del desempleo entre ciudadanos europeos no comunitarios, una cifra que sumada a la de rumanos y búlgaros supuso un total del 32% de paro. El grupo extracomunitario menos afectado fue el de los latinoamericanos, con un 28,5% de parados.

“La inserción laboral de los inmigrantes en España era muy precaria antes de la crisis”, dijo María Jesús Herrera, jefa para España de la OIM, durante la presentación del estudio, que sostuvo que más de la mitad de los extranjeros que perdieron su empleo durante la crisis, carecía de derechos de protección social derivados del sistema de Seguridad Social.

La tasa de paro en España volvió a crecer por sexto trimestre consecutivo durante el periodo estival y superó por primera vez desde el inicio de la serie en 1976 el umbral del 25 por ciento, según datos divulgados la semana pasada por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

España contaba con 40 millones de habitantes en el año 2000, y en la siguiente década, muy marcada por el incremento de la inmigración y el crecimiento económico, llegó hasta los 46,1 millones. En la actualidad, el número de extranjeros residentes corresponde al 12,1 por ciento de la población, que en 2011 registró un crecimiento de los ciudadanos de la UE (45.494 personas más) y un descenso de los de países no comunitarios (85.941 personas).

El año pasado, con la llegada de lo peor de una crisis económica que ha dejado sin empleo a más de cinco millones de personas, el número de habitantes creció sólo en 22.497, hasta un total de 47.212.990.

Frente a ese leve aumento de la población total, la cifra de extranjeros descendió por primera vez, un 0,7 por ciento, situándose en 40.447 menos, hasta un total de 5.711.040, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

“Entre 2010 y 2011 empieza a haber un saldo negativo, se va más gente de la que llega y genera la idea de que la inmigración se está yendo, pero eso no es así”, aseguró Walter Actis, uno de los autores del estudio.

“A finales de 2011, la población inmigrante en edad de trabajar es mayor a la que había al inicio de la crisis”, agregó Actis, que destacó también que con la incidencia de la crisis ha aumentado la incorporación de las mujeres extranjeras al mercado laboral, mientras que la masculina ha descendido.

Por otro lado, y según datos del informe, el salario medio de los inmigrantes es inferior al de los españoles, y mientras que entre 2006 y 2010 el salario medio real de los españoles se incrementó un 0,8%, el de los extranjeros disminuyó un 10,6%.

Además, más de la mitad de los asalariados extranjeros no cobraron una cantidad equivalente al salario mínimo interprofesional en 2010.

También, la tasa de pobreza entre los hogares inmigrantes, que es de un 31%, supera en 12 puntos a la de la población autóctona menor de 65 años.

AUMENTA EL RECHAZO

El estudio reflejó que el crecimiento de la inmigración, acuciado con discursos sociopolíticos y los efectos de las crisis económica han hecho crecer las posiciones de rechazo a la población extranjera en España y potenciando su imagen como “excedente indeseable”.

Así, los partidarios de expulsar del país a los inmigrantes en situación irregular han pasado del 12% en 2007 al 20% en 2010.

“La crisis no está generando una xenofobia galopante, pero está generando un rechazo latente que hay que combatir (...) un caldo de cultivo que puede ir a más”, afirmó Actis.

La OIM propuso en su informe iniciativas como impedir la invisibilización de los inmigrantes, la irregularidad, facilitar la formación y el reconocimiento de titulaciones foráneas, una política de vivienda que la proteja como derecho básico, además del freno a los desahucios, que están afectando fuertemente a la población extranjera.

Una de las más polémicas medidas tomadas por el Gobierno de Mariano Rajoy que afecta al colectivo inmigrante irregular es la retirada de la asistencia sanitaria gratuita para cumplir con el objetivo de déficit público impuesto por la Unión Europea.

La puesta en marcha de la no renovación de las tarjetas a “sin papeles” - una medida con la que calculan ahorrar unos 500 millones de euros - se ha encontrado con la oposición de numerosos grupos sociales y de parte de los médicos, que dijeron que seguirán atendiendo a esos pacientes que se queden fuera del sistema sanitario.

El objetivo de España es reducir su déficit público del 9,4 por ciento del PIB en 2011 al 2,8 por ciento en 2014, para lo que no podrá superar el 6,3 por ciento en 2012 y el 4,5 por ciento en 2013.

“Es muy importante que en España no perdamos la perspectiva de integración de la inmigración, porque España ha sido un modelo”, opinó Herrera. (Información de Raquel Castillo; Edición de Emma Pinedo)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below