El PNV busca "grandes acuerdos" con todos para afrontar la crisis

martes 23 de octubre de 2012 13:43 CEST
 

BILBAO, 23 oct (Reuters) - Dos días después de las elecciones vascas, el partido ganador vascas, el PNV, comenzó el martes a dar las primeras pistas en sus objetivos de cara a la formación del próximo Gobierno autonómico.

No se habla en principio de gobiernos de coalición, ni con la izquierda independentista representada por Bildu ni con el Partido Socialista de Euskadi, las dos opciones posibles, y si de un gran acuerdo con todas las formaciones para abordar la cuestión de emergencia, la crisis, la de la convivencia y el autogobierno y, paralelamente, de otro acuerdo con el resto de instituciones vascas.

Tras conocer los resultados electorales, el que se perfila como próximo lehendakari, Iñigo Urkullu, no tardó ni 24 horas en contactar con el resto de candidatos y ya se confrontan agendas para una semana que viene que se prevé repleta de encuentros a dos bandas.

"Pactar con todos, ese va a ser nuestro intento la semana que viene", dijo en un programa de debate en ETB el presidente del PNV en Vizcaya, Andoni Ortuzar, el lunes por la noche.

La intención del PNV es deslindar las negociaciones en dos ámbitos. Por un lado, el de "los grandes acuerdos de país" en torno a la situación económica, la paz y el marco político; por otro, las fórmulas de gobernabilidad que permitan al PNV sacar adelante sus proyectos en un Parlamento de 75 escaños y en el que sólo disponen de 27 parlamentarios.

Ortuzar, quien podría ser el próximo presidente del PNV una vez Urkullu sea investido lehendakari, considera necesario diferenciar ambas negociaciones, porque "habrá partidos que no se vean a gusto dando apoyo a un Gobierno, pero que sí se vean partícipes de una estrategia de salida de la crisis o de pacto para la convivencia".

Pero además, el complejo panorama institucional vasco, con gobiernos forales de diferentes siglas en cada uno de los territorios y todos en minoría, podría propiciar un acuerdo interinstitucional que permitiera a cada uno sacar adelante sus respectivos presupuestos, lo que se ha venido a denominar como "un pacto en malla".

La realidad es que si bien el PNV necesitará apoyos para sacar adelante las cuentas vascas para 2013, lo mismo ocurre con el Gobierno de la Diputación de Guipúzcoa, presidida por Bildu, con la de Alava, gobernada por el PP y con la de Vizcaya cuyo diputado general pertenece al PNV.

"Todas las instituciones del país están con gobiernos en minoría y creo que hay un ámbito de responsabilidad, de dar estabilidad a todas las instituciones y en un momento de crisis sería bueno que el pacto fuera en malla", dijo Ortuzar.   Continuación...