Emigración en Europa: ¿válvula de seguridad o arrastre de deuda?

miércoles 17 de octubre de 2012 17:24 CEST
 

Por Mike Dolan

LONDRES, 17 oct (Reuters) - Los países endeudados de la zona euro están exportando de nuevo, aunque esta vez se trata de trabajadores jóvenes, en un éxodo que algunos temen podría intensificar los problemas de deuda de estas naciones a largo plazo.

En momentos en que los países de la periferia de la zona euro sufren profundas y prolongadas recesiones, alto desempleo, subida de impuestos y graves recortes en los gastos estatales, los jóvenes parecen estar tomando aviones, trenes y barcos en busca de trabajo.

El problema para la zona euro en este momento es que la fuerza de trabajo puede moverse, pero las deudas nacionales no.

Si bien la emigración de jóvenes desempleados puede ser una válvula de seguridad económica, aliviando la presión sobre los pagos de prestaciones en asistencia social a corto plazo, cualquier "vacío" permanente en la fuerza laboral, en un momento en que las poblaciones están envejeciendo, podrían echar por tierra los esfuerzos para reducir la deuda.

"Si las economías de la periferia del euro, mediante una austeridad severa, van a estar económicamente deprimidas durante un largo tiempo y su población sólo se va, ¿cómo volverán alguna vez a la sostenibilidad fiscal? Creo que la respuesta es que no podrán", dijo el economista del Citi Michael Saunders.

Saunders sostuvo que alguna forma de suspensión de pagos o reestructuración de la deuda es con el tiempo la única solución probable a la crisis de deuda soberana de la zona euro.

Los datos de la oficina de estadísticas europea, Eurostat, muestran que en el primer semestre de 2012, la población en edad de trabajar -o aquellos entre 15 y 65 años- se redujo un 0,1 por ciento interanual en Italia y Grecia, un 0,6 por ciento en España, un 0,7 por ciento en Portugal y un 0,9 por ciento en Irlanda.

La fuerza de trabajo en Irlanda y Portugal ha venido reduciéndose desde 2008.   Continuación...