16 de octubre de 2012 / 16:54 / en 5 años

PREVIA- Especulación sobre ayuda a España calienta cumbre UE

* Político alemán indica disposición a petición española de ayuda

* Ministro alemán quiere debatir supervisor presupuestario único

* Cumbre UE tratará unión bancaria, futuro de eurozona

* Eventual petición formal de España podría llegar en noviembre

Por Luke Baker

BRUSELAS, 16 oct (Reuters) - Las crecientes expectativas de que España pedirá pronto una línea de crédito de la eurozona para reducir sus costes de endeudamiento dominarán la cumbre de la Unión Europea que comienza el jueves, lo que podría restar espacio de debate a la polémica unión bancaria.

Se esperaba que la cumbre de dos días, cuarta entre los 27 líderes de la Unión Europea (UE) este año, se centrara en los esfuerzos para establecer un supervisor único para los bancos de la eurozona, así como para desarrollar planes a largo plazo para una mayor integración de la unión monetaria.

Pero las indicaciones que apuntan a que España está cerca del momento de petición del rescate, lo que abriría la puerta a las compras de bonos soberanos por parte del Banco Central Europeo (BCE), y las presiones de Alemania para la creación de un supercomisario que supervise los presupuestos de los Estados miembros del euro, indican que el orden del día de la reunión puede variar.

Existe incluso la posibilidad de que se celebre una cumbre separada de los 17 líderes de la eurozona después de la reunión principal para tratar los temas más urgentes que afectan al bloque de la divisa única, entre ellos Grecia, Chipre, Italia y España, según indicaron altos cargos de la región.

Según han indicado a Reuters fuentes consultadas, España está lista para pedir la ayuda desde principios de mes, con una fórmula que podría ser una línea preventiva de crédito de unos 50.000 millones de euros.

La petición, que acarrearía una serie de compromisos vinculantes, permitiría al BCE intervenir en el mercado secundario, comprando cantidades ilimitadas de bonos a plazos cortos con el objetivo de reducir los costes de endeudamiento de España. Madrid considera que quizá no sea necesario recurrir a la línea de crédito en sí del fondo de rescate europeo, o al menos no de forma inmediata.

Hasta ahora los dirigentes alemanes habían dicho que España no necesita ayuda, preocupados por el impacto que tendría sobre otros países europeos considerados vulnerables como Italia, y con pocos deseos de llevar al congreso alemán otro paquete de rescate.

Pero ahora parece que se ha dado luz verde a España, con lo que la petición formal podría darse posiblemente en la cumbre de ministros de finanzas del 12 de noviembre, aunque la cuestión se trate y acuerde antes. Un dirigente alemán dijo el martes que no está claro cuándo va a pedir la ayuda España, pero que los técnicos están preparando el terreno para dicho paso.

Si los líderes de la eurozona abordan el tema, es probable que la cuestión de la unión bancaria quede en segundo plano, dada la mayor urgencia e impacto de mercado de lo que sería el cuarto rescate soberano desde que la crisis comenzara en enero de 2010.

Además de los rescates de Italia, Portugal y Grecia, la eurozona ha puesto a disposición de España una línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para su banca, de los que en principio se utilizarían 40.000 millones.

“SUPERVISOR PRESUPUESTARIO”

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schaeuble, marcó el paso de cara a la cumbre al decir que ya era hora de dar un salto adelante en la integración europea y que las ideas de un comisario con superpoderes en los presupuestos debían estudiarse seriamente.

En declaraciones a periodistas al regreso de un viaje de cinco días a Asia, Schaeuble dijo que había trasladado sus ideas a la canciller Angela Merkel y que mientras esta se mostró “de alguna forma más prudente”, quedó clara la necesidad de tomar medidas decisivas para acabar con la crisis de deuda.

“Debemos ahora dar pasos más grandes en dirección a una unión fiscal”, dijo Schaeuble, quien desde hace tiempo aboga por una mayor integración de la UE y al que no le preocupa airear sus opiniones.

Este dijo que un “comisario presupuestario” debería tener el poder para rechazar presupuestos nacionales que no estuviesen en línea con las estrictas normas fiscales de la zona euro, sin especificar si una figura así tendría potestad para imponer multas.

El modelo para el puesto sería el del comisario de competencia del bloque, al que Schaeuble describió como “temido en el mundo entero”. El comisario antimonopolio de la UE tiene autoridad exclusiva para bloquear operaciones de fusión, que luego pueden tener repercusiones judiciales retroactivas.

El ministro alemán también pidió más flexibilidad de voto en el Parlamento Europeo con el fin de acomodar una mayor integración entre los estados de la zona euro.

El chaparrón de ideas de Schaeuble, algunas de las cuales ha deslizado sin ruido en el pasado, parecía diseñado en parte para centrar la atención en lo que se necesitará si la zona euro quiere forjar vínculos más profundos y protegerse mejor contra futuras crisis.

Sus comentarios reforzaron la tendencia hacia una Europa de dos velocidades, con la zona euro buscando una integración más rápida que la de los diez países que están fuera de la unión monetaria: un mensaje a los euroescépticos británicos y a otros países fuera del euro.

También podría haber estado tratando de desviar la atención del establecimiento de un supervisor bancario único, al que desde junio ha querido ralentizar y limitar sus competencias.

Herman Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo y presidente de las cumbres de la UE, ha pretendido centrar el debate en el crecimiento, el empleo y la unión bancaria, así como entros temas como la futura estructura del bloque de la moneda única y la idea de establecer un presupuesto separado par la zona euro.

Todos esos asuntos se plantearán, pero el tiempo disponible para debatirlos dependerá de si España y otros temas inmediatos y sensibles para el mercado terminan acaparando la agenda.

(Información adicional de Julien Toyer en Madrid, Noah Barkin y Annika Breidthardt en Berlín y Gernot Heller en Abu Dhabi; escrito por Luke Baker; Editado en inglés por Paul Taylor; traducido por Tomás Cobos y Jose Elías Rodríguez)

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below